Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: Viaje por el románico de Borgoña
  Viaje por el románico de Borgoña

En otros tiempos, una de nuestras aficiones viajeras preferidas era la visita a los venerables y abundantes testimonios del arte románico, fundamentalmente de España y en menor medida de los países próximos al nuestro

José María Suárez. agosto 2004
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)
Miss Daisy, con una indiferencia rayana en la groseria, da la espalda a la Iglesia de Iguerande


Introducción

El pretexto.-
En otros tiempos, una de nuestras aficiones viajeras preferidas era la visita a los venerables y abundantes testimonios del arte románico, fundamentalmente de España y en menor medida de los países próximos al nuestro. Retomando aquella vieja costumbre, este año decidimos aprovechar los trece días que nos quedaban de vacaciones (que le quedaban a mi mujer, porque las mías duran doce meses al año) dándonos una vuelta por la región francesa de Borgoña, riquísima en arte, y no sólo románico, en historia y, como se sabe, en excelente vino. El pretexto era el arte románico, pero quizá éste fuera sólo eso, un pretexto y el motivo verdadero haya sido pura y simplemente el deseo de recorrer despacio una zona más de Francia que solamente conocíamos desde sus autopistas, es decir, que nos era del todo desconocida.

Una aclaración.-
Antes de seguir, creo que es oportuno exponer brevemente cuál es nuestra forma de viajar, pues, conociendo las preferencias de no pocos amigos de la vida nómada, pudiera ser que este relato les sea de poca utilidad, si es que tiene alguna para alguien. Somos un matrimonio al que le gusta el camping y que viene utilizando esta forma de ocio desde hace veintiocho años largos. A la vez que el camping, nos gusta viajar, por lo que lo que en realidad hemos venido haciendo en nuestras vacaciones ha sido viajar utilizando el camping no como simple lugar donde se pasa la noche, sino como un lugar donde se está, donde se vive, aunque sea siempre de forma transitoria y provisional. Para ello nos hemos servido de tres caravanas (Caravelair, Adria y Knaus) y desde hace cuatro años de una autocaravana Knaus Traveller, que, como ya forma parte de la familia y le gusta con locura que la paseen, le hemos puesto el nombre de Miss Daisy (en adelante y para abreviar, M.D.). Por eso hablaré de campings y no de otros lugares o formas de estancia.

Borgoña.-
Borgoña es una región francesa definida por su historia, menos por su geografía, por su cultura, por su tradición, pero no por su significado administrativo o político o político-administrativo, porque en la actualidad Borgoña, como entidad administrativa, no existe y hoy, si es conocida, lo es principalmente por sus vinos. Se encuentra en el este de Francia y su ciudad más importante es Dijon, en otro tiempo capital del poderoso Ducado de Borgoña, hoy capital del departamento de Côte d'Or y de la mostaza. Debe su nombre a los burgundios, pueblo que se asentó en la zona a finales del siglo V de nuestra era. Durante diversos períodos de la Edad Media y principios de la Edad Moderna fue Estado independiente; en otros estuvo incorporado, primero, al Reino de Francia y, más tarde, a la Casa de Austria, a través de Felipe el Hermoso y de Carlos V, hasta el Tratado de Cambrai, en 1529, que puso fin a la segunda guerra habida entre Francisco I de Francia y el emperador español, pasando en esa fecha a formar parte definitivamente del Estado vecino.
Sus dirigentes debían de ser de cuidado porque algunos de sus apodos se las traen. Así, aparece entre ellos un Felipe el Atrevido, un Juan sin Miedo, un Carlos el Temerario...; claro que para compensar también nos encontramos con un Juan II el Bueno, aunque éste era a la vez rey de Francia.

Preparativos para el viaje.-
Los elementales, pues Borgoña está, como quien dice, a la vuelta de la esquina. Por una razón estrictamente económica es aconsejable equiparse de alimentos básicos no perecederos y, para los que les guste, y por el mismo motivo, de aquellas bebidas que, como el vino y según dice la Biblia, alegran el corazón del hombre (y también de la mujer, aunque esto no está en el libro sagrado, pero que es algo constatable día a día). Por muy agosto que sea, de los Pirineos hacia arriba llueve con frecuencia (y, hacia abajo, en algunos sitios también) y, al menos por las tardes, puede hacer frío; así pues, tampoco está de más llevar algo de ropa de abrigo.
Con la finalidad de informar sobre precios a aquel posible lector que tenga intención de darse una vuelta por vez primera por Francia, recojo el coste de los campings y de las comidas, si bien de forma parcial, pues no he conservado, sobre todo en lo referente a las segundas, un buen número de facturas.
Y basta de preámbulos y vayamos al grano. DIARIO:

Etapa 1 de 13     1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | »
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes del viaje

Miss Daisy, con una indiferencia rayana en la groseria, da la espalda a la Iglesia de Iguerande  
Miss Daisy, con una indiferencia rayana en la groseria, da la espalda a la Iglesia de Iguerande  
 
 
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |