Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: Fin de año y reyes en Portugal
  Fin de año y reyes en Portugal

Portugal empieza en ….Fuengirola

Después de una espera de dos meses y dos retrasos en la entrega de nuestra primera autocaravana el 23 de diciembre llegó nuestra flamante Mobilvetta Icaro P7 elite, ese mismo día iniciamos la carga del equipaje, que continuamos los días 25 y 26 y por fin el 27 después de colocarlo todo iniciamos nuestro viaje a Portugal sobre las 12 del mediodía.

Teresa y Jesús. Navidades 2003 - 2004
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)

Día 1
El primer día de 2004 volvió a amanecer despejado, ese día nos tocaba llegar hasta nuestro primer cabo con Austral, esperamos llegar a muchos más, el cabo San Vicente, ya dentro del parque natural costa vicentina. A partir de Lagos ya no hay autovía y las zonas “más turísticas” empezaban a quedar atrás, en el corto camino hasta Sagres, hicimos una parada en Praia de Luz, buscando un aparcamiento en el que según las referencias que teníamos había posibilidad de tomar agua, creo que encontramos el lugar, pero no había posibilidad de tomar agua (solo unos servicios algo retirados y cerrados) ni había autos aparcadas. Eso sí el lugar es bellísimo y tranquilo, solo por verlo vale la pena la desviación. Antes de llegar a Sagres todavía encontramos indicaciones de otras tres playas, pero no nos acercamos a ninguna. El paisaje ya había cambiado, la frondosidad del Algarve visto hasta ahora, poco a poco iba dando paso a espacios más castigados por la erosión, con vegetación baja muy pegada al terreno para aguantar mejor los fuertes vientos que normalmente soplan por allí. Antes de llegar a Sagres en la única gasolinera que hay, después de repostar gasoil, amablemente nos dejaron llenar agua y vaciar grises; al llegar a la población, en una gran rotonda giramos a la derecha en dirección al cabo, en seguida hay indicaciones que prohíben pernoctar (de 20h a 8h), hicimos una parada en una explanada y bajamos a pie a la praia Beliche,.una hermosa cala desde la que se divisan tanto el cabo como la fortaleza de Sagres, estuvimos un rato tomando el sol protegidos del viento junto a unas rocas en las cristalizan unas formaciones que recuerdan a las amatistas.

En el horizonte divisamos una formación que por su tamaño y silueta parecía una isla, aunque yo no recordaba haber visto ninguna en los mapas, al cabo de un rato comprobamos que se movía, pero la silueta seguía pareciendo la de una isla, con sus árboles ¿La isla de san Borondón?, ¿Un barco fantasma?, quien sabe…lo cierto es que se movió hasta desaparecer por detrás del cabo, pero en ningún momento tuvo silueta de barco “conocido”. Ahora nos tocaba subir la cuesta, y era dura, sobre todo porque los peldaños de la escalera tallada en la roca eran muy altos.

Una vez arriba nos quedaban ya menos de 2 Km. hasta el cabo, hacia allí partimos y al llegar encontramos dos aparcamientos con bastantes turismos y algunas autos entre ellas unas cuantas españolas, además de puestos de cerámica, frutos secos, artesanías varias y churros, aparcamos y nos abrigamos pues el tiempo había cambiado, frío, viento y llovizna, caminamos hacia el faro y los distintos miradores que hay sobre los acantilados, la vista era estupenda por todas partes, hacia el norte se veían cabos, ensenadas e islotes, llamando la atención uno con forma de zapato/botin tipo charlot,

En la misma punta del continente hay un islote vertical con forma de tótem. De vuelta a la auto a comer y a hacer un rato de siesta con la esperanza de que cambiara el tiempo y pudiéramos ver una buena puesta de sol, pero el tiempo empeoró, en algún momento se echó la niebla y se oían las sirenas de los barcos avisando de su presencia, luego se formaron algunos claros y pudimos observar bellos contrastes de luz y sombras, pero la puesta de sol no hizo acto de presencia…otra vez será, esa era la renuncia del día (en estos viajes cuando los planeas siempre se incluyen más visitas o actividades de las que se pueden realizar, y todos los días hay que renunciar a algo).

Había que volver a Sagres para pasar la noche y buscar el puerto pesquero de Baleeira donde pernoctar, lo encontramos y aparcamos justo en el borde de uno de los diques, con la ventana mirando hacia el este, si el tiempo lo permitía tendríamos un bello amanecer desde la cama.
En el puerto había aparcadas autos alemanas, italianas, portuguesas, españolas y hasta una sueca, y un continuo tráfico de coches del lugar que bajaban hasta allí, daban una vuelta y volvían al pueblo, no sé si es su forma de divertirse o una “intimidación” a las autos, lo cierto es que no pasó nada en toda la noche y dormimos magníficamente.

Etapa 7 de 13     1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | »
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes del viaje

 
 
 
 
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |