Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: Mérida, Cadiz y Córdoba
  Mérida, Cadiz y Córdoba

Nuestra autocaravana (Austral) había cumplido ya un año en el que le habíamos hecho once mil kilómetros y al igual que el año pasado habíamos decidido pasar las navidades y el fin de año fuera de casa, pero por diversas causas no pudimos ponernos en marcha hasta el primero de año.

Teresa y Jesús. Enero 2005
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)

Día 4 El Puerto de Santa María

El día amaneció soleado y decidimos tomarnos la mañana sin prisas y dedicarnos a limpiezas varias, que era una de las razones por las que habíamos elegido entrar en el camping, cuando acabamos nos fuimos a la ciudad dando un paseo y tomando el sol, nos encontramos con un inmenso mercadillo, en el que inevitablemente terminamos comprando algo, luego entramos en una de las bodegas y compramos una botella de Pedro Ximénez. Apetecía tomarse una cervecita en alguna terraza al sol, y solo encontramos abierta el omnipresente Romerijo, echamos un ojo al marisco por si había rejuvenecido desde la noche anterior, pero todo lo contrario seguía siendo el mismo pero con unas horas más de “crianza”, así que nos conformamos con unas aceitunas y unas correctas tortillitas, después miramos si ya habían abierto alguno de los otros lugares recomendados con la intención de cenar allí y regresamos al camping a comer, no sin antes equivocarnos de autobús. Resulta que tienen la misma parada en ambos sentidos, y nos tuvimos que bajar al darnos cuenta que íbamos en dirección contraria, tomamos el adecuado y nos bajamos en la parada que nos había indicado el conductor la tarde anterior, y nos dejó en un punto próximo al camping pero más alejado de la puerta, además intentando acortar el camino me volví a equivocar y nos metimos por una calle sin salida que llegaba hasta la valla del camping justo al lado de donde estaba Austral aparcada (luego desde el camping vimos como había un acceso que utilizaba un italiano para entrar y salir con su perro sin tener que dar todo el rodeo que dimos nosotros) habíamos dejado las sillas y la mesa fuera al sol con intención de comer allí, pero cuando llegamos ya no teníamos sol y además el levante soplaba con fuerza y arrastraba arena.
Después de comer y de la siesta intentamos poner en funcionamiento el “maravilloso equipo multimedia” (dvd y pantalla de plasma) del que está dotada nuestra auto, y que es el verdadero agujero negro de la misma –en el año que hace que la tenemos no lo hemos conseguido, que si no hay instrucciones, que si vienen incompletas, que si necesitamos la batería auxiliar a plena carga, que si estamos en una zona en la que no se pueden sintonizar las emisoras, etc. – pues nada tampoco esta vez pudo ser ahora era el interruptor el que no respondía. Indignados una vez más apuntamos la dirección de internet del fabricante para ver si podíamos contactar con ellos y que nos dieran una solución, y nos lanzamos a la búsqueda de un cibercafé, recordábamos haber visto uno la tarde anterior, después de preguntar en una comisaría, en el ayuntamiento y en un bar encontramos uno y al acceder a la página nos encontramos con que está en reparación, así que “ajo y agua”, no obstante nos vino bien el conectarnos pues teníamos algún correo de amigos de solocamping en los que nos daban información sobre el Puerto y Cádiz que nos vinieron muy bien. Nuevamente había que renunciar a ver la tele y alguna película que llevábamos, ilusos de nosotros.
Después visitamos la Iglesia Mayor Prioral y encontramos la taberna – bodega más antigua, que resultó ser solo un despacho de bebidas, nos tomamos una guinness, muy mal tirada por cierto, y nos fuimos a cenar algo, encontramos abierto el bar restaurante Luis, en la calle Javier de Burgos esquina a la ribera del marisco, y fue lo mejor que nos pasó en el Puerto, nos tomamos varias tapas muy buenas y una especialidad de la casa sublime –los garbanzos con acelgas– un lugar muy recomendable tanto para tapear como para comer, si volvemos al Puerto allí iremos seguro. Después decidimos volvernos andando al camping para ayudar a la digestión, además el viento se había calmado mucho.

Etapa 4 de 10     1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes del viaje

 
 
 
 
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |