Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: Mérida, Cadiz y Córdoba
  Mérida, Cadiz y Córdoba

Nuestra autocaravana (Austral) había cumplido ya un año en el que le habíamos hecho once mil kilómetros y al igual que el año pasado habíamos decidido pasar las navidades y el fin de año fuera de casa, pero por diversas causas no pudimos ponernos en marcha hasta el primero de año.

Teresa y Jesús. Enero 2005
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)
M.N.A.R.


Día 2 Mérida

Después de un reparador sueño de más de 9 horas nos despertamos descansados y dispuestos a conocer Emérita Augusta por dentro, el día había amanecido con una niebla intensa. Nos dirigimos a la oficina de turismo que hay junto al Teatro y el museo romano, adquirimos la entrada combinada para visitar todos los monumentos, confiando en que levantara la niebla decidimos visitar primero el MNAR (museo nacional de arte romano) espléndido edificio de finales de los ochenta realizado por Rafael Moneo.
Pocas veces un edificio moderno encaja tan bien con el entorno, el destino y el contenido para el que ha sido creado, es discreto por fuera y por dentro es perfecto para contener las miles de piezas romanas encontradas en la ciudad (estatuas, mosaicos, columnas, vasijas, etc..) además en la cripta se muestran in situ los restos de casas, calles y calzadas de Augusta Emérita. Nosotros que no somos especialmente amantes de los museos recomendamos fervientemente su visita.
A la salida del museo, la niebla seguía instalada y el frío era intenso, así que al mal tiempo buena cara y a continuar las visitas, entramos en el anfiteatro y en el teatro ambos del siglo I a d.c. obras magníficas y en bastante buen estado de conservación, el teatro es sede de los famosos festivales que se celebran en verano y por el que han pasado multitud de primeras figuras del teatro y de la música, con una acústica ejemplar, que tuvimos ocasión de comprobar gracias a una espontánea que se creía una soprano de postín y se plantó en el escenario y ensayó todo tipo de “gorgoritos” que se escuchaban perfectamente desde las gradas. Debe ser emocionante asistir a una representación de una buena obra en ese mágico lugar, nos prometimos hacerlo más temprano que tarde.
Cuando salimos de las visitas era la una y media y allí seguía la testaruda niebla, se nos ocurrió que podíamos intentar comernos un cochinillo asado, así que nos pusimos a recorrer las calles a la búsqueda de un restaurante que nos lo ofreciera, contando con que era domingo después de festivo y medio, las posibilidades no eran altas pero nos apetecía intentarlo, encontramos uno que lo anunciaba en unos cartelones en medio de la calle, pero decidimos continuar la búsqueda, llegamos hasta la plaza de España y nos tomamos una cervecita con una tapa; como no habíamos encontrado ningún otro restaurante abierto que ofreciera cochinillo volvimos al primero, que estaba vacío de clientes, nos sentamos y nos dan la carta decimos que queremos cochinillo, y nos dicen que no queda, que si queremos unas paletillas de cordero, preguntamos que si eran del día y nos dijeron que no, así que nos levantamos y nos fuimos a comer a la auto, como ya el hambre apretaba decimos meterle mano a quesos, embutidos y a un rico foie-gras francés, además de prepararnos una ensalada, después un ratito de siesta y ya buscaríamos a la noche algún lugar donde tomar algo rico y caliente.
Al despertar de la siesta la niebla seguía allí terca como una mula, pero no nos iba a arredrar, así que nos lanzamos a seguir visitando monumentos y pateándonos la ciudad, vimos la basílica de Santa Eulalia, bueno en un principio solo la cripta, en la que hay yacimientos arqueológicos romanos, de una necrópolis paleocristiana y de la basílica visigoda, sobre todos ellos está construida la iglesia actual, cuyas obras se iniciaron en 1230.
Luego nos dirigimos hasta el Acueducto de los Milagros de 25 mts de alto y 800 de largo que servía para transportar el agua que llegaba canalizada desde el pantano de Proserpina hasta la ciudad y salva el desnivel que produce el cauce del río Albarregas.
De allí nos dirigimos hasta las riberas del Guadiana, por un camino equivocado, y llegamos a una zona de recreo y esparcimiento bastante ancha y cuidada desde la que se divisan los puentes (romano, moderno y a lo lejos el de la autovía que va hacia Portugal) el frío era cada vez mayor y la tarde caía y se llevaba la poca luz que el día había mostrado.
Hicimos una parada a tomar algo calentito en la cafetería de un hotel nuevo que han inaugurado hace poco en un bello palacio de la plaza de España, de allí nos fuimos a ver la basílica de Santa Eulalia que ya debía de estar abierta para la misa, pues cuando fuimos a primera hora de la tarde estaba cerrada, valió la pena y estuvimos un ratito calientes antes de que empezara la misa. Al salir estábamos muy cerca del lugar donde la policía municipal nos había dado la referencia del aparcamiento, así que decidimos intentar localizar el otro acceso, y dimos con él y resultó ser mucho más transitable para vehículos grandes que el que nos indicó la policía el día anterior.
Después de más de dos horas caminando tocaba alimentarnos, así que nos pusimos a la búsqueda de los bares de los que teníamos referencia, de los tres buscados solo encontramos uno abierto Casa Benito, junto al mercado municipal y la verdad que vale la pena conocerlo, tomamos unos vinos y unas medias raciones de morros de ternera y de carrillada de ibérico por menos de 7 euros y estaban de chuparse los dedos, también tienen comedor donde seguro que se come muy bien. Como no encontramos ningún otro lugar abierto que nos invitara a entrar decidimos regresar a “casa” y rematamos la faena con algo de dulce y a dormir.

Etapa 2 de 10     1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes del viaje

M.N.A.R.   Merida, teatro romano
M.N.A.R.   Merida, teatro romano
Merida, acueducto  
Merida, acueducto  
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |