Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: Los cerezos huidizos, Semana Santa 2005 en Cáceres
  Los cerezos huidizos, Semana Santa 2005 en Cáceres

¿Quién no ha oído hablar del Valle del Jerte y sus cerezos? ¿Quién no del espectáculo de la floración de un millón de árboles frutales? ¿De las laderas cubiertas de flores blancas? ¿Del Valle de la Vera y sus pueblecitos? ¿De los buitres negros de Monfragüe? ¿Quién no conoce, en suma, el encanto de Extremadura?....

Joaquín Granados, "Quincho". Marzo 2005
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)

Domingo, 27 de Marzo

Amanece un día radiante: se nota que ya nos vamos. Espero que esta semana haya servido para subir el nivel de los pantanos extremeños, porque no tenemos pensado volver en bastante tiempo, de forma que los agricultores locales no deben esperar más lluvia en una larga temporada (en todo caso, admitimos subvenciones de las Comunidades de Regantes que necesiten provocar precipitaciones abundantes – y aviso de que tengo vacaciones en Agosto, pero, si nos pagan lo bastante, puedo modificar mis calendarios). Después de desayunar, aparejamos hacia Salamanca, con paradita previa en Guijuelo (ya que está de camino....) Como no hemos conseguido ver ningún cerdo ibérico en las dehesas, nos llevamos alguna pata de recuerdo. Efímero, el recuerdo, porque no creo que el jamón nos dure mucho, pero consistente. Vaya que sí.
Salamanca es inabarcable, y más cuando se tiene sólo parte de un día para verla. Con llegar a la Plaza, ver la fachada de la Catedral, la entrada a la Universidad y poco más, se nos acaba el tiempo que les queda a Xavi i Rosa. Buaaa. Nos despedimos (por poco tiempo, porque todos nuestros hijos van al mismo colegio, así que el martes nos veremos), intrigados por cómo acabará el asunto del bollo en la autocaravana.
Los que quedamos, aprovechamos el final de tarde que nos queda, para coger un trenecito turístico que, a una velocidad francamente suicida, nos da una vuelta por la ciudad y, al menos, podemos entrever algo de su grandeza. Eso sí, acabamos con algo de tortícolis, porque las indicaciones de la guía-copilota del tren se suceden a velocidad de vértigo: “a su derecha, el Palacio X, a su izquierda la Iglesia Z, de frente el convento Y”. ¡Qué stress, ser guía turístico, en esta ciudad! Tendremos que volver, pero con días, que Salamanca tiene “tela”.
Llega la hora de ir empezando del regreso. Como personas usualmente bien informadas que somos, hemos comprobado que hoy es Domingo, que mañana es día laborable en Madrid, y que la radio habla de kilómetros de cola. Así que daremos la vuelta larga, por Burgos y Logroño. Hoy llegamos hasta un poco más allá de Burgos: al pueblo de Quintanapalla, que recorremos buscando un sitio para pernoctar. Como la única explanada que vemos está al lado de un night-club, la dejamos de lado (no sea que alguien nos acuse de querer montar un negocio paralelo itinerante, o algo así), y nos quedamos en la calle. Que es muy ancha, así que por espacio no será. Y la noche, glacial, de forma que cenamos bien atrincherados en nuestra casita rodante, y que se enfríen otros. Para entrar en calor, atacamos un poco los ibéricos de Guijuelo. Cosa fina, oigan.

Etapa 11 de 12     « | 11 | 12
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes del viaje

 
 
 
 
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |