Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: Circunvalando Marruecos
  Circunvalando Marruecos

Salimos a las 9 de la mañana de Sant Feliu: Valencia, A3 dirección Madrid, A43 hasta Manzanares y la A4 dirección Granada. Perdemos bastante tiempo buscando GLP, parece mentira que sea tan difícil de encontrar este gas tan usual en casi todo Europa.

Mª José Caldentey. enero - febrero 2020
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)
Meseta de Rekkam I


7º día: jueves. Mahirija – Bouarfa – Figuig = 409km

Esta noche ha hecho mucho frío, menos mal que tenemos calefacción, hemos conectado la eléctrica para no gastar gas por si acaso lo necesitamos ya que en Marruecos no hay GLP ni bombonas de propano compatibles con las españolas. Me despido del gerente del Benyakoub con la queja de que los servicios de ducha y WC están de pena, se disculpa y promete enmendarlo, la verdad es que he visto en internet que los ocupantes de temporada alta dicen que están limpísimos pero los comentarios de temporada baja coinciden en su abandono. Por cierto, por las sopas de ayer me cobran 1€, ¡eso sí es económico! Por el “camping” 80dh (8€)

Con un sol espléndido nos dirigimos a Debdou, pretendemos pasearlo pero cuando llegamos no nos ubicamos y preferimos partir, el lugar es muy bonito, muy verde y con muchos árboles en una región en la que brillan por su ausencia. Entonces nos enfilamos por una bonita montaña que nos ofrece unas vistas impresionantes de todo el valle y hasta el mismísimo Atlas. Ascendemos hasta los 1.400m y de repente estamos en una meseta que no se acaba nunca, con una carretera que parece una serpiente interminable: hemos llegado a la meseta de Rekkam, antes pista del Dakar, ahora, por suerte, muy bien asfaltada. Son más de 300km de desierto, de carretera interminable, al final no tan bien asfaltada, pero resulta una experiencia muy interesante. El conjunto es grandioso.

Ahora la tierra marrón ya no es roja, adquiere tonos amarillentos, las pocas casas que aparecen dispersas en la inmensidad apenas se distinguen porque son de la misma tierra; nos cruzamos con cuatro coches y un camión en más de 200km, atravesamos muchos vados de ríos que ahora no existen; por las grietas de la tierra suponemos que cuando llueve se deben formar grandes riadas pero ahora está todo seco, la tierra compactada, pedregosa; de hecho me doy cuenta de que hace viento cuando, conduciendo yo, una ráfaga nos hace tambalear, como no hay nada, ni plantas, ni arena, sólo había advertido que a veces el volante parecía dominar pero lo atribuía a los relieves y peraltes de la carretera cuando resulta que era el viento. Nos cruzamos, eso sí, con muchos rebaños de ovejas y algún campamento nómada. También nos sorprende un colegio en medio de la nada (reconocemos el colegio porque, en todo el país, las paredes exteriores de los colegios están pintadas con colores y dibujos), no se ve animación pero parece muy bien conservado o nuevo. Llegamos a Tendrara ¡por fin! pasadas las dos del mediodía así que aparcamos en una avenida ancha y almorzamos; hoy, en previsión de lo que pudiera pasar, he descongelado un táper de sepia estofada y está buenísima. Todo el mundo nos mira y muchos se ríen pero nadie nos dice nada, la verdad es que no hemos visto ningún turista, ninguna Auto.

Seguimos camino hacia Bouarfa, lo atravesamos cargando de gasolina a tope “por si acaso” y seguimos hacia el sur, hacia “la nada”. Ahora hay más policía que nos pide el pasaporte -muy amables y sonrientes- y el entorno es más montañoso aunque muy árido y el viento levanta polvaredas de arena, hasta nos cruzamos con un potente remolino que por suerte no nos toca. Más nómadas con sus haimas, más ovejas y, por fin, el oasis: Figuig. Primero nos reciben las puertas a la nada (no encierran ninguna parcela, no inician un camino), son unas puertas muy bonitas, trabajadas, sostenidas por unos metros de muro a cada lado, y nada más. Al final del camino aparece el pueblo y un palmeral precioso. Lo visitaremos todo mañana, hoy nos instalamos en el Hotel Figuig que tiene un anexo para autocaravanas. Somos unas seis autos, creo que todos franceses. Pedimos un guía para mañana y nos ofrecen unirnos al grupo de franceses que ya han concertado el tour. Aceptamos encantados.

Etapa 7 de 28     1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | »
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes del viaje

Meseta de Rekkam I   Meseta de Rekkam II
Meseta de Rekkam I   Meseta de Rekkam II
Meseta de Rekkam III   Meseta de Rekkam IV
Meseta de Rekkam III   Meseta de Rekkam IV
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |