Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: Croacia, Serbia, Eslovenia, Italia, en Navidad
  Croacia, Serbia, Eslovenia, Italia, en Navidad

Hemos encontrado un lugar delicioso para descansar después de recorrer 558km (casi todos por autopista). Se trata del parking de un puente medieval que está al pie del pueblo Vins-sur-Caramy, a una hora de Niza.

Mª José Caldentey. Diciembre 2018 - enero 2019
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)
Zagreb (31 de diciembre) I


6º Lunes 31 de diciembre. Zagreb

El último día del año brilla el sol y hace menos frío. De todas maneras dejamos la moto y cogemos un taxi para ir al centro aunque nos cuesta un enfado con la recepcionista suplente del camping que desaparece durante un buen rato justo a la hora que queremos salir. No somos los únicos indignados, el camping se ha casi llenado y somos un numeroso grupo los que queremos pedir un taxi. Aparte de esta anécdota el día transcurre de la mejor manera que podemos desear: paseamos por el mercado de verduras Dolac, al lado de la catedral, famoso por la abundancia de puestos y productos que se ofertan, luego, paseando por Ilica llegamos al funicular que nos lleva a la parte alta de Gradec donde está la torre Lotrscak, la única construcción que queda de un castillo del SXIII. Desde allí se dispara cada día un cañón a las 12 del mediodía, este cañón fue donado por un Rey en agradecimiento de la ayuda que le prestó la ciudad pero puso como condición que se disparara cada día para que no se oxidara. Así se hace. También aquí hay mercadillo navideño, sobretodo de comida y unos músicos que en estos momentos tocan “indi” y embelesan a Isidro que se hubiera quedado un buen rato escuchándolos. En este barrio se encuentra también la preciosa iglesia de San Marcos, con los escudos dibujados en el tejado a base de tejas de cerámica de colores; el Parlamento, el viejo Ayuntamiento y la residencia del jefe de Estado; la más antigua farmacia (del SXIV) y la Puerta de Piedra, antiguamente único paso de acceso a la ciudad alta. Almorzamos en un restaurante sencillo una carne de ternera buenísima, excepto el pobre Dome que pide atún a la plancha muy hecho y casi tiene que ir él personalmente a tostarlo porque se lo traen tres veces medio crudo. Pero lo peor del restaurante es la música machacona de “bum-bum” que no para y marea. Seguimos paseando un poco y descubrimos el pasaje Maricev Prolaz, un estrecho y corto pasaje interno decorado con miles de luces led que crean un aspecto mágico. Luego nos vamos al Sheraton a descansar. Estamos tan cómodos que nos quedamos a cenar algo ligero antes de volver a la calle para despedir el año.

Paseamos por el Parque Zrinjeva que por la noche está precioso con su iluminación navideña; tiene un pabellón de música y cuando llegamos una presentadora vestida del SXIX que no sabemos qué dice pero todo el mundo la escucha. Un poco más adelante una fuente sin agua pero completamente iluminada, un carrusel para delicia de los peques y un poco más arriba un escenario con música en vivo a todo volumen. Siempre todo rodeado de casetas que ofrecen bebidas (cerveza y vino caliente los que más) y comida tipo salchichas, patatas y otras especialidades del país. Comemos unos buñuelos de manzana que me parecen un poco sositos. Hay mucha gente por todas partes, sobretodo gente joven, chicas monísimas con minifaldas imposibles y, en general, bastante estilo en el vestir. Estamos de un humor excelente y reímos por cualquier tontería: una foto torcida o cortada puede provocar la hilaridad del grupo durante un buen rato. Llegamos hasta la catedral y de nuevo el pesebre viviente está vacío, asumimos que nos iremos sin verlo. Policía y ambulancias en la retaguardia esperan, vigilantes, por si se les necesita, lo cual no pasará porque la noche es muy animada pero pacífica, no se ven botellones, ni borrachos. Llega la hora y toda la plaza Ban Jelacic, centro neurálgico de la ciudad, está abarrotada mirando el cielo que, a las 12 en punto, empieza a iluminarse con los cohetes que reciben el nuevo año.

Regresamos a casita en taxi sin ningún tropiezo pero con la cantinela del taxista que en un inglés que apenas entendemos nos explica cosas de su vida. Pero pobre chico, la verdad es que es servicial y honrado, conozco el camino y me doy cuenta de que coge el más rápido y no se entretiene nada. Se gana la propina.

Etapa 6 de 19     1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | »
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes del viaje

Zagreb (31 de diciembre) I   Zagreb (31 de diciembre) II
Zagreb (31 de diciembre) I   Zagreb (31 de diciembre) II
Zagreb (31 de diciembre) III   Zagreb (31 de diciembre) IV
Zagreb (31 de diciembre) III   Zagreb (31 de diciembre) IV
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |