Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: El Marruecos que nadie ve: lugares insólitos
  El Marruecos que nadie ve: lugares insólitos

Muchos viajeros dicen que conocen muy bien Marruecos porque han ido dos, tres o varias veces, y no es así, conocen lo usual de las rutas, pero no lugares mágicos y magníficos que escapan de las rutas habituales
En este relato tratare de trasladar lugares que no son usuales para el turismo.

Macarena y Piky Sierra Abueletes. Diciembre 2019
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)



EL KHORBAT

El Khorbat es un ksar, un pueblo amurallado, construido en barro, que data del siglo XIX y todavía se encuentra habitado.

Ubicado muy cerca de la localidad de Tinejad y a 50 kilómetros de Tinghir, está considerado como el lugar más interesante del Oasis de Ferkla, en el Valle bajo de Todra, al Sur de Marruecos.

El nombre El Khorbat, significa en árabe “las ruinas” y se cree que este ksar fue fundado por la tribu árabe de los Beni Maaquil, que se establecieron en la zona allá por el siglo XIV ó XV.

Los pobladores de El Khorbat

Los Beni Maaquil (Banu Maqtil, Banu Maquil, Maqil o Maquil) eran miembros de una tribu árabe de origen yemení que emigraron a África del Norte en el siglo XIII y, puede ser que trajeran el conocimiento de la construcción de los altos edificios de barro tan característicos de algunas ciudades de Yemen En el Khorbat, también vive una parte de la población compuesta de agricultores de piel oscura, conocidos como ikabliin.

A lo largo de los siglos, los oasis han sido cultivados por grupos de habitantes de piel más oscura como los harratines

, los khettater, los gnawas o los ilkabliin; en definitiva, “los negros”, descendientes de los esclavos que provenían del África Negra cuyos antepasados fueron traídos como esclavos desde el África Subsahariana en las caravanas que llegaban al sureste marroquí.

Estas etnias trabajaron como aparceros de diversas tribus conquistadoras que vinculaban su honor a su identidad como guerreros y no a ser trabajadores de la tierra, pastores o extractores de agua para el oasis.

Sólo después de la independencia marroquí esta situación de “semiesclavitud” comenzó a cambiar y, tras su emancipación, “los negros” subsistieron como nómadas hasta que comenzaron a asentarse, en los años 50 y 60, en pueblos como el de Khamilia, junto a las arenas de Merzouga.

A principios del siglo XIX, el antiguo Khorbat fue ocupado por la tribu bereber de los Ait Atta, cuya capital se encontraba en el Oasis de Nkob, que expulsaron a los árabes y aceptaron vivir junto con los ikabliin para perpetuar su esclavitud en las labores agrícolas.

La identidad histórica de Ait Atta está vinculada a un personaje llamado Dadda, o Atta, considerado el antepasado común y padre espiritual, debido a su relación con el santo Moulay Abdellah Ben Hssain, fundador de la zouia Amagharyne y Santo Patrón de la ciudad de Salé.( en cuya prisión Daniel Defoe estuvo preso y escribió allí Robinson Crusoe)

Los Ait Atta, extendieron el pueblo y construyeron un nuevo muro.

En 1860, otra tribu bereber, Ait Merghad, venida del valle del Dadès, expulsó a los Ait Atta de El Khorbat y construyó un segundo ksar justo a él al que llamaron Oujdid, que se convirtió en su capital política. El jefe de la tribu tenía su residencia aquí y fue reconocido por el Sultán de Marruecos.

Los Ait Merghad eran nómadas trashumantes que, desde el Daès se fueron extendiendo hacia el Este y el Sur oucpando los valles irrigados del Gheris y el Ferkla.

La importancia de El Khorbat se mantuvo hasta el Protectorado, en 1934. Pero, tras esa fecha, los franceses establecieron su “Oficina de Asuntos Indígenas” en Tinejad y transfirieron a ella la administración del Oasis.

El ksar El Khorbat se construyó sobre una planta rectangular. Su trazado está atravesado por una calle central y las puertas de las casas se distribuyen en ocho callejones sin salida perpendiculares a la arteria principal, siendo la única excepción la Casa de Caid, que tiene salida directa a la calle principal y a la entrada principal del ksar, con acceso al exterior

Las nuevas entradas a las casas que perforan los muros exteriores son más recientes y sobre la mezquita se ha construido un minarete restaurado en su fachada con adobe para no dañar la estética de la construcción.

Debido a los continuos conflictos tribales que han caracterizado la Historia del Sur de Marruecos, los ksars están rodeados de murallas o muros altos para alojar en su interior a la población en caso de ataques y hacerla inexpugnable frente a los asaltos y el pillaje. Asímismo, y debido a las condiciones climatológicas de la zona, se trata de un pueblo con la estructura de sus calles cubiertas con pozos de luz en los cruces. Las casas se sitúan sobre las calles mismas, proporcionando sombra y paliando los efectos de las molestas tormentas de arena que azotan el desierto. Este tipo de construcción facilita el mantenimiento del calor en invierno, evita el sol ardiente de los días de verano, permite mantener el ganado refugiado y controlado y, además, impide el asalto y los robos. De ahí también la ausencia de ventanas exteriores en los primeros niveles.

Al principio, sólo había una entrada en el Ksar que daba acceso a la calle principal, a la casa del Caid y servía de centro de reunión y celebraciones para los habitantes del pueblo. Y es en este lugar donde se ubica el acceso a la mezquita del pueblo.

También hay un total de nueve torres de vigilancia que refuerzan la estructura defensiva del ksar: dos se ubican a ambos lados de la entrada, cuatro en las esquinas, una en el lateral y dos en la parte trasera.

Las casas se alzan entre tres y cuatro niveles, entre 10 y 14 metros de altura, y su planta varía entre los 30 y 200 metros cuadrados.

El material de base empleado para el ksar es la tierra. El nivel del suelo, el primer piso y, en ocasiones, el segundo están construidos a base de tierra apisonada; mientras que el tercer piso está hecho con ladrillos de arcilla, de aproximadamente 30 centímetros, secados al sol. El muro exterior alcanza el metro de ancho hasta los cuatro metros de altura, decreciendo en espesor a medida que va creciendo la construcción en verticalidad para evitar un peso excesivo sobre la base.

El uso de  la tierra en la construcción de los ksars del Sur de Marruecos es el ejemplo idóneo de un ancestral sistema económico integrado de agricultura y generación de barro.

Las puertas, las vigas y las estructuras de las ventanas están hechas con madera de palmera, y algunas ventanas poseen rejas de hierro forjado. La decoración exterior está reservada a las partes altas de los edificios y consisten en figuras geométricas hechas con ladrillos y pictogramas del alfabeto tifinagh.

Junto al ksar El Khorbat Oujdid se alza otro llamado El Khorbat Akedim, que dicen, data delsiglo XV y posee una estructura mucho más complicada, como corresponde a su antigüedad. Sin embargo, se halla muy deteriorado.

Proyecto de Turismo Responsable para la recuperación de El Khorbat

Fundado en 2002 por tres socios: Ahmed Ben Amar, Joan Castellana y Roger Mimó; y en estrecha colaboración con la Asociación El Khorbat para el Patrimonio y el Desarrollo Sostenible, se puso en marcha un proyecto con el fin de mejorar  las condiciones de vida de los habitantes y organizar un desarrollo sostenible para el oasis.

El objetivo principal que se trazó en el proyecto fue la utilización del ecoturismo como medio de proteger el Patrimonio Histórico  Arquitectónico de las kasbahs. Porque se estima que a primeros del siglo XX, en los valles presaharianos  de los Ríos Draâ y Ziz, existían más de 1.000 ksars de los que han desaparecido o están en ruinas más de la mitad.

La Asociación ha establecido locales en el interior del ksar para llevar a cabo diferentes actividades que dinamicen la vida económica y cultural de sus habitantes como la artesanía femenina, la escolarización infantil, la alfabetización de mujeres, etc. Además, está llevando a cabo numerosos proyectos dirigidos al mantenimiento y la conservación del ksar entre los que se encuentran el dragado de la acequia, la construcción de una red de saneamiento, el adoquinado de las calles interiores o el mantenimiento y la restructuración de la muralla exterior.

El Ksar El Khorbat ha sido restaurado gracias a la ayuda financiera de la Escuela de Arquitectos Técnicos de Barcelona. El Proyecto ganó el Trofeo marroquí de Turismo Responsable 2010, valores, tradición y cultura, categoría nacional.

Llegamos casi a la hora de comer y aparcamos el coche casi en la puerta.

Aquel día no había nadie. Sólo un joven que con un inteligible inglés nos invitó a pasar por la estrecha puerta delantera que se abre en un lateral del minarete.

La visita es gratuita y se trata de una de las dos únicas mezquitas abiertas a los no musulmanes en Marruecos. La otra es la Gran Mezquita de Hassan II en Casablanca.

“El cuidador” de la mezquita, pese a su juventud, se ha documentado sobre la Historia de la construcción y la trayectoria de los almohades en Marruecos, y puede resolver cualquier duda que se le plantee. Por ello, lo mejor es contribuir con una propina a un trabajo que realiza de manera altruista. -

Como viajera, entiendo a veces las prisas del viajero o las preferencias por lugares exitosos para Instagram. este en cambio, es un lugar para visitar con calma. Pero seguro que, los que amáis el arte y la Historia, sentiréis la fascinación por este lugar del que aseguro me enamoré.

Etapa 10 de 13     1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | »
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes del viaje

 
 
 
 
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |