Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: El Marruecos que nadie ve: lugares insólitos
  El Marruecos que nadie ve: lugares insólitos

Muchos viajeros dicen que conocen muy bien Marruecos porque han ido dos, tres o varias veces, y no es así, conocen lo usual de las rutas, pero no lugares mágicos y magníficos que escapan de las rutas habituales
En este relato tratare de trasladar lugares que no son usuales para el turismo.

Macarena y Piky Sierra Abueletes. Diciembre 2019
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)



La tumba del Extranjero

Cuando el 7 de septiembre de 1091 los almorávides tomaron Sevilla, Ibn Tasufin ordenó que el rey depuesto fuera conducido a Marruecos y desterrado en el aduar de Agmat. Un aduar era una pequeña población de beduinos formada por tiendas de campaña, chozas y cabañas. Así que Al Mu´tamid pasó de la opulencia de sus palacios sevillanos a habitar en estas casas de nómadas. Y allí, transcurrieron los útimos cuatro años de su vida.

Al Mu´tamid fue contemporaneo de “El Cid”. Mejor poeta que rey, de él se dice que era una persona muy culta pese a ser hijo de una anónima concubina de Beja. Su valido fue Ibn Ammar -Ben Ammar-, el Abenámar al que Sánchez Albornoz dedicó una novela. Se cuenta, que entre ellos hubo algo más que una buena amistad, y tan es así que Al Mu´tamid le perdonó muchos de sus errores políticos. Se dice que, cuando Alfonso II iba a atacar Sevilla, Ben Ammar se jugó el ataque al ajedrez y tras su victoria, Alfonso II desistió de su asalto a la capital andaluza. La vida de Ben Amar finalizó en manos del rey Al Mu´tamid cansado de sus decisiones y caprichos peligrosos para el reino.

Prisionero cargado de cadenas a los pies del Antiatlas, Al Mu´tamid terminó casándose con una de sus esclavas, RumaynKylla, a la que el rey llama Itimad, su favorita; componiéndole bellos versos de amor y junto a la que terminará enterrado para el resto de la eternidad en este lugar remoto del corazón de Marruecos.

Agmat es un pequeño pueblecito agrícola a los piés del Antiatlas, entre Marrakech y el Ourika, en el que bastan unas cuantas casitas y una plaza. La tumba de Al Mu´tamid se encuentra en una pequeña construcción parecida a un morabito, de bastante sobriedad, pero muy bien conservada. Cuentan que antes no era así, sino que  la tumba del extranjero se hallaba en medio de un cementerio del que no queda rastro. No hace mucho que fue restaurada, con la ayuda económica de la Junta de Andalucía visita de Manuel Chaves incluida.

Se accede por un pequeño patio andaluz con una pequeña fuente que, en el momento de la visita lijaba con fruición un operario. Aunque hay un guarda, a veces, cuando la tumba se encuentra cerrada, se pueden pedir las llaves en la tiendecita de enfrente.

El lugar del enterramiento es una no muy grande estancia en la que reposan Al Mu´tamid junto su amada Itimad, en dirección a la Meca bajo dos lápidas realizadas en baldosas de motivos geométricos. Tan sólo un epitafio encastrado reza. “Tumba del extranjero. Tú que te apropias de los restos resecos de Ibn Abbad ¡Que las nubes que pasen nunca te rieguen”.

El guarda es un anciano amable y pesado que no deja disfrutar del intimismo que rezuma el lugar. Hablaba sin parar y no dejaba de agarrarnos ,para salir en todas y cada una de las fotos que encuadrábamos. Por supuesto, cuando salimos de allí, le pareció poco el estipendio que le dimos pese a ser un asalariado del gobierno marroquí y dejó de ser tan simpático con nosotros.

La tumba del extranjero, tal y como se la conoce en el lugar, es un lugar más romántico que “visual”. Un rey sevillano, Al Mu´tamid, del que pocos en el lugar conocen la historia, reposa como extranjero eterno en el lugar en el que hace muchos siglos se convirtió en su patria en el exilio.

La leyenda cuenta que Al Mu ´tamid iba con su amigo Abenamar recitando poesías a la orilla del Guadalquivir, uno decía un verso y el otro le contestaba, llegó un momento que guardó silencio pensando que verso correspondería decirle. Más detrás de un cañaveral se oyó una voz femenina que respondió con el verso adecuado

Miraron quien era, una jovencita llanada RumaynKylla, esclava de un anciano que transportaba encargos con su borriquillo

Las crónicas dicen que Al Mu’tamid quedó prendado y se la llevó a su harén convirtiéndola en su favorita

Cuando fue expulsado de España y enviado a la falda del Anti Atlas, a una Kabila olvidada se llevó a su amada, a la que había puesto un nuevo nombre Itimad, a la que llamaba Luz del Amanecer, y ella, está enterada junto a su amado, cuando los almendros florecen a los pies del Atlas

Es mi lugar favorito de Marruecos.

Etapa 11 de 13     « | 11 | 12 | 13
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes del viaje

 
 
 
 
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |