Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: DESCUBRIENDO EL CABO DE GATA
  DESCUBRIENDO EL CABO DE GATA

Hacía años que teníamos el Cabo de Gata en el punto de mira, pero nos costaba encontrar el momento y la combinación de tiempo-época del año ideal para visitarlo

Toni de Ros. Abril 2019
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)
Puerto deportivo de San José


Domingo, 14 de abril: San José, playa Genoveses, Mirador de la Amatista, La Isleta del Moro. (23,7 km)

Hemos descansado muy bien después de la paliza de km de ayer. Nos duchamos en la autocaravana aunque en el área hay duchas, desayunamos y nos acercamos a la recepción para el registro y buscar algo de información.

El encargado es muy amable. Se trata de un extranjero enamorado del Cabo de Gata. Cuando le pedimos un poco de información sobre qué visitar en la zona casi se emociona describiéndonos las maravillas del entorno. Lamenta no tener ningún plano que darnos, pero sobre el que él tiene nos va señalando los lugares emblemáticos, las distancias y la accesibilidad con autocaravana. Nos comenta que cuando estuvo hace un par de años por primera vez en cabo de Gata se enamoró perdidamente de esta tierra y decidió que este era el lugar donde quería vivir, cosa que consiguió hace unos meses. Por lo visto no es un caso aislado ni mucho menos.

Sobre las 11 de la mañana ya estamos listos y salimos hacia el pueblo costero más cercano, San José. Enseguida encontramos un gran descampado habilitado como parking y con una zona señalada para autocaravanas, pero con prohibición expresa de pernoctar e indicaciones de dirigirse a los campings cercanos. Las coordenadas al pie de página.

Aparcamos y nos disponemos a pasear tranquilamente por el pueblo, pero enseguida nos tropezamos con la oficina de información turística y entramos para buscar un mapa y más recomendaciones. Nos atiende muy amablemente una chica que conoce bien la zona y nos marca todas las playas recomendables para visitar y nos describe los accesos, en su mayor parte a pie. También los pueblos del interior y algunos enclaves estratégicos como el Cort¡jo del Fraile, las minas de Rodalquilar o el pueblo de película Los Albaricoques. Salimos con un montón de información y ya con una idea de como nos podemos organizar.

Nos acercamos al puerto, lleno de restaurantes a cual más apetitoso aunque también abundan las pizzerias, hamburgueserías y locales low cost varios, y es que los precios que vemos no son precisamente baratos. A pesar de la hora temprana ya hay cazadores de clientes en algunos, y muy especialmente en el Mediterráneo donde nos animan a tomar una cervecita frente al mar. Los precio que vemos en las pizarras parecen atractivos y el "cazador" se apresura a explicarnos las excelencias de la oferta y los buenos precios que tiene, pero aún es temprano y tenemos otros planes, le prometemos volver en otra ocasión.

Seguimos paseando y tropezamos con la calle del mercado, muy animado y con muchas paradas en la calle. Compramos unas aceitunas para el aperitivo y un gran bote de miel.

San José no tiene mucho más que ver, así que regresamos a la autocaravana a comer y descansar un ratito, para por la tarde hacer una caminata hasta la playa de los Genoveses. En principio queremos ir en la autocaravana puesto que en la información nos han dicho que se puede llegar bien, pero nos liamos y tenemos que aparcar en un descampado y coninuar a pie. Elegimos lo que nos parece el camino más lógico siguiendo la línea de la costa, pero damos un rodeo monumental dado lo sinuosa de la misma. No obstante gozamos del paseo pues de eso se trata y no tenemos ninguna prisa ya nos empieza a cauivar la luz y el paisaje

Llegamos a la gran playa de los Genoveses, una de las más populares del Cabo de Gata gracias a su fácil acceso en coche, a pesar de nuestra experiencia. En esta época del año está muy tranquila aunque ya hay bastante gente tomando el sol y algunos bañistas. La recorremos entera y continuamos hasta la Cala Amarilla o de los Amarillos, preciosa y recogida pero no vemos por dónde bajar sin riesgo a rompernos la crisma. Desistimos cuando vemos que la gente sube por donde no nos atrevemos a bajar, que ya empezamos a tener una edad...

Disfrutamos un rato de las vistas y decidimos emprender el regreso, esta vez siguiendo el camino marcado con toda claridad y que se aleja de la línea de la costa. Yo creo que es en este momento en que el entorno acaba de cautivarnos, y no me preguntéis por qué. Supongo que se trata de un conjunto de sensaciones propiciadas por un paisaje árido y semidesértico, una preciosa luz de atardecer, una temperatura ideal, una naturaleza dura pero hermosa... nada que pueda reflejarse en unas fotografías.

Pasamos por el antiguo molino de Genoveses, en un enclave privilegiado y casi a las puertas de San José, y casi sin darnos cuenta nos encontramos con el descampado donde hemos aparcado la autocaravana.

Enfilamos la carretera que lleva a Rodalquilar, aunque no tenemos muy definido cual va a ser nuestro siguiente destino. Casi nos tropezamos con el Mirador de la Amatista y nos detemos a gozar de las fantásticas vistas con la luz del atardecer. Luego desandamos parte del camino para terminar en La Isleta del Moro, un coquetón pueblecito con una fantástica esplanada donde hay varias autocaravanas aparcadas y con unas privilegiadas vistas al mar. Podemos aparcar muy bien y vamos a pasear por el pueblo, que está visto en pocos minutos pero que es muy prometedor al menos desde el punto de vista gastronómico. Tiene un restaurante estratégicamente situado de las cocinas del cual emanan unos efluvios más que prometedores, pero hoy no toca si no queremos regresar con sobrepeso en la autocaravana. En la plaza está abriendo un pequeño kiosco de tapeo que también pinta de maravilla, por tanto empezamos a tomar notas para futuros viajes.

Tomamos algunas fotos y hacemos unas pocas compras en el supermercado al tiempo que buscamos localizaciones para fotografiar el amanecer. Mañana tocará madrugar.

Regresamos a la autocaravana a cenar y descansar. Aquí anochece bastante más tarde... 

NOTA IMPORTANTE: Una vez publicado este relato recibo un aviso de un lector que fue multado con 200€ por pernoctar en este lugar. Efectivamente se trata de un parque natural y me temía esta posibilidad, pero muchos compañeros autocaravanistas reportan pernoctas sin problemas en toda la zona, y la presencia de autocaravanas es notable. Obviamente esto no es garantía de nada y cada cual actuará bajo su responsabilidad.



Parking San José: N 36º 45' 53" W 2º 06' 35"

Etapa 3 de 7     1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes del viaje

Puerto deportivo de San José   Playa de los Genoveses
Puerto deportivo de San José   Playa de los Genoveses
Mirador de la Amatista   La Isleta del Moro al atardecer
Mirador de la Amatista   La Isleta del Moro al atardecer
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |