Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: Revoltijo del Sur de Francia con aroma a Las Landas
  Revoltijo del Sur de Francia con aroma a Las Landas

Cuando volvíamos de nuestra última salida, pasando por el centro de Francia, al llegar a los Pirineos, a nuestra hija menor, Laia, le llamó la atención que pasásemos junto a un pueblo llamado “Foix” y que estuviese en Francia...

Xavier, Mercè, Cristina & Laia. Agosto 2003
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)
Duna de Pyla


Domingo, 17

 Al día siguiente, por votación popular se decidió llegar hasta Cap Ferret, el otro extremo de la bahía de Arcachon. Desde el ‘bellvedere’ se divisa una panorámica espectacular del conjunto de la propia bahía y de la duna de Pyla, nuestro próximo objetivo. En Cap Ferret hay un trenecito que aunque lo cogen los turistas, sirve para llevar a la gente desde el puerto/oficina de turismo hasta las playas.
Volvimos tras nuestros pasos siguiendo la carretera que bordea la bahía, al ser un fin de semana largo, todo estaba atestado de gente y coches, pero al final llegamos al parking de la Duna de Pyla. Parecía un mercado persa, nunca habíamos visto un parking con semejante movimiento de gente. Las autos pueden pernoctar en el parking por 9,20€ o 4,60€ si no se pernocta. Tras aparcar en la zona reservada a las autos, seguimos el río de gente que a buen seguro nos llevaría al pie de la duna. Al llegar a su base, nos quedamos impresionados, ya que aunque sabíamos que íbamos a ver la duna más alta de Europa (115mts) no te haces a la idea realmente hasta que la ves. Hay unas escalinatas para subir o los más intrépidos pueden hacerlo por un lateral. La vista que hay desde lo alto es magnífica: por un lado a tus pies tienes la entrada de la bahía, multitud de pequeñas embarcaciones y por el otro todo lo que alcanzaba la vista es un bosque de pinos, robles, madroños, acebos y helechos, luego supimos que la extensión aproximada era de unas 10.700 hectáreas.
Desde lo alto de la duna, vimos lo que nos esperaba los próximos días, bosque y más bosque sólo divididos por la carretera y pistas para bicicletas.
Bajamos por el lateral, a pie desnudo y Laia, no podía ser nadie más, decidió volver a subir la escalinata y bajar a todo correr… y lo hizo! Salí de allí con un ligero dolor en el gemelo derecho, y es que uno empieza a peinar canas…
Aún quedaban alguna hora de luz, por lo que decidimos empezar a “bajar” y lo hacemos por la carretera de la “Ruta de los Lagos”, buscando un lugar cerca de la playa donde pernoctar, pasamos por Biscarrose-plage, pero el área o ya no existe o no la supimos encontrar, al final paramos en Parentis-en-Born. El área queda a un centenar de metros del lago. Tras estacionar, inspeccionamos la zona de playa y no fue del agrado de las tres mujeres de abordo, aprensivas ellas, total, en el agua había algún que otro resto vegetal de los árboles del lugar, que por cierto más de uno estaba caído y seguramente por las tormentas de mediados de julio. Decidimos pasar la noche y a la mañana siguiente seguir camino y recalar en algún lugar de playa y este fue Mimizan.

Etapa 4 de 11     1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | »
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes del viaje

Duna de Pyla  
Duna de Pyla  
 
 
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |