Mediterraneo 360º: Córcega, Cerdeña, Sicilia. Italia 2016

Salimos a las 10h de la mañana al son de música italiana para ir ambientándonos puesto que aunque primero pasearemos por Francia, el destino principal de este viaje es Italia.

Mª José Caldentey Primavera 2016
   
1er día. Sábado 23 de abril: St Feliu de Codines, Oppidum d’Enseure, Aigues Mortes, Cerca de Saintes-Maries-les-Mers
   

Salimos a las 10h de la mañana al son de música italiana para ir ambientándonos puesto que aunque primero pasearemos por Francia, el destino principal de este viaje es Italia. Hace sol y fresquito, ideal para viajar.

Pasada la frontera salimos de la autopista y circulando por carreteras nacionales llegamos, a la hora de comer, cerca de Béziers. Entonces un cartel indicativo de monumento importante nos llama la atención, se trata del Oppidum d’Enseure y allí nos dirigimos. Tiene un parking gratuito, espacioso, tranquilísimo y aprovechamos para almorzar (Coordenadas: 43,30745/ 3,12909) Después nos dirigimos al centro de visitantes donde apreciamos que el monumento en realidad son varios y se encuentran a lo largo de un recorrido de 8,5km que se pueden realizar a pie sin dificultad pues es todo llano. En el circuito se aprecia el canal de Midi, un estanque y un puente romano

Seguimos ruta hasta Aigues Mortes, aparcamos al lado de las murallas (pagamos sólo 2,5€ por más de una hora) y paseamos este pueblo medieval tan bonito que ya conocemos de otros viajes; en esta ocasión está animadísimo, en las terrazas de la plaza del Ayuntamiento no cabe ni una silla más. Constatamos que las tiendas de manteles provenzales han sido sustituidas por heladerías –cuatro en una sola calle-, seguramente mucho más rentables.

Para dormir nos dirigimos a una explanada que se encuentra en uno de los múltiples caminos que serpentean por entre las aguas “mortes”, a sólo 5km de Saintes-Maries-de-la-Mer. Un lugar muy tranquilo frecuentado durante el día sobretodo por ornitólogos (43,5072/ 4,45059)

 



Recorridos con la Ac = 415km

 
2º día. Domingo, 24 abril: Saintes Maries – Cannes
   

Hemos dormido muy bien, con el silencio sólo roto por las ráfagas de viento que, desde la madrugada, soplan fuertes por estos lares.

Tras el desayuno nos dirigimos al pueblo de Saintes Maries-de-la Mer aparcando en un área gratuita (43.4543 / 4.43326). Paseamos por el centro del pueblo, lleno de tiendecitas de ropa, de souvenirs y de restaurantes que anuncian fantásticas “paëllas”. Domingo y buen tiempo, no es de extrañar que las callejuelas estén repletas de paseantes, aunque saliendo del centro el pueblo aún duerme esperando la temporada veraniega.

Después, y siempre por carreteras nacionales, nos dirigimos a Cannes sólo parando a almorzar en una zona de pic-nic a pocos kilómetros de St Maximin. Llegamos a Cannes, al área del Hyper Casino y estamos a punto de irnos pues el GPS nos lleva al Hyper Intermarché, que está al lado pero que tiene un parking pequeño y con bastante inclinación. Felizmente encontramos la dirección correcta (43º33’00’’/6º58’13’’) y nos instalamos hasta mañana que bajaremos moto y pasearemos por el “viejo Cannes”

 



Recorridos en Ac = 272km

 
3er día, Lunes, 25 de abril. Cannes – Niza- Beaulieu sur mer
   

Día primaveral con aire fresquito. Bajamos moto y paseamos Cannes de punta a punta, en moto y caminando. Constatamos que hay bastante gente de vacaciones (dos cruceros atracados en la bahía) y mucha también que vive bien todo el año, tomado el sol en las terrazas del lujoso paseo. Un capuccino en una terracita de las más sencillas 8€, más caro que unos pantalones sedosos, bombachos por los que sólo pago 5€. A mediodía regresamos a casita y tras el almuerzo nos vamos a Niza pues mañana tomamos el ferry a Córcega y preferimos estar cerca. Por recomendación llegamos a un parking (que en temporada es de pago pero ahora no) en el puerto deportivo –de lujo- de un pueblecito ubicado en una cala pequeñita y cerrada, a sólo 4km de Niza: Beaulieu sur mer (43,7109/ 7,3371). Pasamos la tarde paseando, en moto, por el puerto de Niza y los pueblecitos de la costa que nos separan de la ciudad. Y aprovechamos los últimos rayos de sol para leer tranquilamente en el terreno donde nos hemos instalado.

Pernoctamos en primera línea de mar, al lado de una playita y con un silencio sólo roto por el vuelo de alguna gaviota.

 



Recorridos en Ac = 52km
Recorridos en moto = 49km


 
Cannes
Cannes
Niza
Niza
4º día, 26 de abril, martes. Niza- Bastia
   

Día poco productivo: una mañana tranquila esperando la salida del Ferry y toda la tarde navegando porque el ferry ha tenido que aminorar la velocidad por mala mar. Nos ha sorprendido el hecho de que el Wifi del barco no fuera gratis, pretendían cobrarnos 2€ por una hora… no lo hemos contratado.

Cuando hemos llegado a Bastia ya eran las nueve de la noche así que rápidamente nos hemos dirigido a un área municipal que tenía anotada. Al llegar sólo era un terreno llano con un cartel prohibiendo Acs. Por suerte a cien metros un parking suficientemente amplio como para instalarnos y pernoctar. Mañana ya buscaremos un sitio mejor.

 



Recorridos en Ac = 18km

 
Niza y Ferry a Córcega
Niza y Ferry a Córcega
Ferry a Córcega
Ferry a Córcega
5º día, 27 de abril, miércoles: Bastia - Corte
   

Al despertarnos hemos visto que teníamos una pastelería, panadería, cafetería al lado mismo, un dato interesante a la hora de escoger pernocta. Desde luego nosotros hemos aprovechado para probar los cruasanes y el pan corsos; los primeros mediocres, el pan delicioso.

Para acercarnos a la ciudad hemos llevado la Ac hasta un parking de la playa ¡autorizado! (42,6724/ 9,4454). Hubiéramos podido dormir aquí.

En moto hemos recorrido todo el centro histórico de Bastia: la Plaza San Nicolás, enorme y con terrazas de cafés interesantes, el barrio de pescadores y su puerto, ahora deportivo y con restaurantes en toda la primera línea de mar, y la ciudadela que alberga el Palacio de los gobernadores, ahora un museo.

Pero en general Bastia no nos ha parecido una ciudad interesante, sus fachadas están desconchadas, los edificios modernos se ven de poca calidad y algunos más antiguos parece que se van a caer de un momento a otro.

A mediodía hemos puesto rumbo al Sur por la carretera Nacional pues no nos atrevemos a coger las comarcales. Ha sido un paseo muy agradable y ya que nos recomendaron mucho el interior de la isla por su belleza paisajística nos hemos instalado en Corte, en el camping “U Song” (42,30055/ 9,14794), un poco caro por lo que ofrecen (24€/día sin luz, sin wifi y sanitarios muy “justitos”).

 



Recorridos en Ac = 76km
Recorridos en moto = 22km


 
Bastia
Bastia
6º día, 28 de abril, jueves. Visita de Corte y del Valle de Restonica
   

Hay bastantes turistas por esta zona y básicamente responden a tres tipologías: los que vienen a practicar deportes de aventura (escalada, rafting, trekking), los grupos de motos que vienen a circular por las atractivas carreteritas rurales llenas de curvas para disfrutar y los atípicos como nosotros.

Corte es una ciudad singular, en lo alto de una gran roca se construyó una fortaleza inexpugnable con un “nido de águila” que es un torreón desde donde se divisa todo el valle y más allá. También fue, durante unos pocos años, la capital de Córcega, el poco tiempo que la isla logró ser independiente. De hecho Corte sigue siendo refugio de los más independentistas de la isla aunque toda ella está llena de carteles reclamando la “libertad” y menudean las pintadas contra Francia.

Casi toda la mañana ha lloviznado pero hemos podido dedicarla a visitar Corte sin mojarnos demasiado y por la tarde incluso ha salido el sol un poquito así que hemos realizado la excursión, en moto, del valle de Restonica, quince kilómetros de paisajes preciosos serpenteando al lado del río y subiendo, a su lado, hasta las cimas -nevadas aún- del Monte Rotondo. Hemos llegado congelados a destino pero ha valido la pena. Por cierto que esta excursión no se puede hacer en Ac porque a mitad de camino la carretera se estrecha considerablemente y sólo se permite la circulación a vehículos de máximo 1,90 de ancho.

 



Recorridos en moto = 39km

 
Camping Corte
Camping Corte
Corte
Corte
Corte
Corte
Valle Restonica
Valle Restonica
7º día. Viernes 29 de abril : De Corte a Ajaccio por la N 193
   

Dice la guía que Ajaccio recuerda a la Costa Azul… en todo caso será la Costa azul de los pobres porque Ajaccio carece de glamour, los edificios son de mala calidad , el frente de mar está desaprovechado con edificios altísimos al lado de otros de dos plantas, de almacenes y de depósitos de chatarra. El mar es azul, transparente, encerrado en una inmensa bahía aún salvaje… en eso quizá sí se parece.

Reconozco que la ruta de Corte a Ajaccio ha sido interesante, con paisajes salvajes muy bonitos. Hemos ascendido hasta 1163m y descendido hasta el mar. Pocas construcciones, el bosque frondoso, limpio, verde, muy verde.

En Ajaccio hemos encontrado un aparcamiento maravilloso, enorme, en primera línea de mar, al lado de un chiringuito, pero no doy las coordenadas porque muy amablemente nos han pedido que no nos quedáramos allí instalados (a pesar de que, como he dicho es muy espacioso, caben muchos coches y caravanas); al final hemos convenido que nos iremos mañana (queríamos irnos pasado mañana) y van a poner vallas de altura en la entrada. Ha reconocido que teníamos derecho a estar allí puesto que en este momento no había ningún panel que indicara ni que se trata de un espacio privado ni prohibición de ninguna clase.

Por la tarde hemos paseado por el casco antiguo de Ajaccio, hemos visitado la casa de Napoleón y recorrido toda la calle peatonal (sólo una) llena de bares y tiendecitas de toda clase. Nada más para ver. El puerto viejo se llena a las horas de comer y cenar porque cada puerta es un bar/restaurante pero a media tarde estaba todo vacío porque ya no daba el sol.

Nos ha llamado mucho la atención unas construcciones de piedra con forma de casita que en realidad eran panteones familiares, pero no estaban dentro de cementerios sino en zonas inauditas por privilegiadas como por ejemplo ¡en primera línea de mar! Estaban a las afueras de la ciudad pero en una zona urbanizada con más o menos bonitos edificios de apartamentos, por lo que hemos visto la mejor zona urbanizada de Ajaccio.

 



Km recorridos en Ac = 96Km
recorridos en moto = 19


 
Ajaccio I
Ajaccio I
Ajaccio II
Ajaccio II
Ajaccio III
Ajaccio III
Ajaccio IV
Ajaccio IV
8º día, sábado 30 de abril. Excursión en moto a las Calanches de Piana y Porto = 162km en moto. De Ajaccio a Propiano = 67km
   

Hemos tenido un despertar muy desagradable. A las 7h30’ han empezado los ruidos de serradora eléctrica y golpes de martillo, pero lo peor es que aún no eran las nueve y un fuerte golpe de llamada en nuestra puerta nos ha sobresaltado. Era el dueño del chiringuito que tenemos al lado (no el señor amable de ayer) que estaba furioso diciéndonos que aquello era propiedad privada y que teníamos 10 minutos para irnos. Ha sido muy mal educado y cuando hemos abierto las persianas hemos visto que habían levantado una pared (de tejido plástico de obras) y prácticamente cerrado el recinto a nuestro alrededor. Nos hemos ido, por supuesto, a pocos metros había un descampado donde hemos aparcado sin problemas.

Hoy queríamos visitar las famosas “calanches” de Piana y almorzar en Porto, un recorrido por la costa que nos apetecía mucho pero nos daba miedo hacerlo con la Ac por si las carreteras eran muy estrechas, así que lo hemos hecho con la scooter. Y ha resultado que las carreteras son estupendas, de doble carril y con muchos sitios para parar y hacer fotos. En total más de 80km (162 ida y vuelta) de paisajes muy bonitos, calas desiertas, grandes playas, calitas de rocas escondidas y, eso sí: sube y baja montañas siempre. Córcega es, definitivamente, una tierra muy montañosa sea en la costa o en el interior. Lo malo es que todo este paisaje es sólo para mirarlo porque muchas veces no hay acceso a las playas ni ninguna infraestructura para disfrutarlas. Hemos parado en los dos únicos pueblos que hemos encontrado por el camino, pueblos de cuatro casas y dos bares, casas muy sencillas y sin estilo. Esto es lo que encuentro más a faltar en esta tierra: un estilo arquitectónico propio y definido, como en Mallorca, como en Ibiza…. Las “calanches” son dos kilómetros de rocas espectaculares de formas y color, son “Patrimonio de la Humanidad” y están muy bien cuidadas. A continuación hemos llegado a Porto, un publo bastante “artificial” con tiendas y restaurantes para turistas y poco más. Allí hemos almorzado una pizza buenísima en el restaurante “Le soleil couchant”, y hemos regresado enseguida porque el tiempo ha ido empeorando y nos ha pillado la llovizna casi todo el camino de vuelta. He llegado a la auto congelada y hemos tenido que poner la calefacción para recuperar el cuerpo. De todas formas ya no teníamos ganas de quedarnos en Ajaccio así que hemos salido hacia Propriano donde estamos instalados en un parking, delante del mar, en el que anteriormente debía haber barra de altura pero ahora no la hay: 41,67802/ 8,91016.

 



Km recorridos en Ac = 67
Km en moto = 162


 
Excursión a Piana y Porto I
Excursión a Piana y Porto I
Excursión a Piana y Porto II
Excursión a Piana y Porto II
Excursión a Piana y Porto III
Excursión a Piana y Porto III
9º día, domingo 1 de mayo. Propriano – Bonifacio y excursión a Porto Vechio en moto
   

Por fin hemos visto un pueblo realmente bonito y otro de veraneo con un poco más de glamour y también “marcha” y animación.

Hemos dormido muy bien en el parking de Propriano con el sonido de las olas rompiendo en la playa, casi un estruendo a partir de no sé qué hora de la noche que ha vuelto a soplar un viento fuerte. Por la mañana asomaba un sol tímido que más bien ha estado todo el día escondido. Siempre hacia el Sur hemos atravesado de nuevo paisajes salvajes muy bonitos, sobretodo los de las playas en la muy recortada costa de esta isla. Y al llegar a Bonifacio nos ha sorprendido ¡por fin! su belleza: un pueblo fortificado en lo alto de una roca que se despeña contra el mar. Y a sus pies un puerto en una cala muy cerrada y protegida . Nos ha costado aparcar, todos los parkings prohibían pernoctar así que nos hemos ido 4km a las afueras a un camping tranquilo y no muy caro (16€/día sin luz), Campo di Liccia en la carretera a Porto Vechio.

En Bonifacio actualmente hay un pueblo arriba y otro abajo. Los hemos paseado los dos pasando mucho frío porque soplaba un viento helado pero valía la pena porque era realmente muy interesante.

Por la tarde, antes de regresar a la Ac nos hemos acercado a Porto Vechio, a 25km al norte en la costa Este de la isla. Y nos ha sorprendido encontrar, esta vez sí, un pueblo con un paseo marítimo con estupendas terrazas, con jardines bien cuidados, un puerto deportivo grande y luego un centro del pueblo lleno de restaurantitos y bares de copas con música. Es lo más parecido a un pueblo de veraneo como los nuestros que hemos visto en esta isla.

 



Recorridos en Ac = 71km
Recorridos en moto = 61km


 
Bonifaccio I
Bonifaccio I
Bonifaccio II
Bonifaccio II
Bonifaccio III
Bonifaccio III
Porto Vecchio
Porto Vecchio
10º día, lunes 2 de mayo. Ferry a CERDEÑA y Porto Pozzo
   

Hemos pasado medio día haciendo cola para coger el ferry porque a las 11h el ferry de las 12h ya estaba lleno y el siguiente salía a las 15’30h. No pasa nada porque hemos estado leyendo, escuchando música… ventajas de ir en Auto.

Córcega no nos ha gustado mucho, tiene paisajes increíbles, salvajes, pero repetitivos y además poco o mal aprovechados: si ves playas preciosas pero no puedes acercarte después de ver unas cuantas ya nada te queda por hacer. Y demasiado viento. A los Autocaravanistas no nos quieren, está claro, pero tampoco tienen buenas infraestructuras para ningún tipo de turismo. Y la gente, en general, no es muy amable. Lo que más abunda es el turismo de aventura y las motos que disfrutan mucho con estas carreteras bien asfaltadas pero tan accidentadas. Por cierto: se pueden recorrer perfectamente con las Autos, son amplias. Había leído que eran muy estrechas pero esto ya ha cambiado.

En el ferry hemos tenido una sorpresa muy agradable: nos hemos reencontrado con unos motoristas catalanes que conocimos el otro día en la excursión a las Calanches. Ellos ya regresaban a Barcelona después de una semana de paseos intensos con sus potentes motos por toda Córcega.

Al llegar a Cerdeña la lluvia ha parado y poco a poco ha ido saliendo el sol y a media tarde se ha quedado un día fantástico. Nos hemos instalado en un parking delante del mar, en un puerto deportivo, Porto Pozzo, pequeño y en esta época desierto (41,1948 / 9,27115), hay un pueblecito al lado, mucho más bonito que los que veíamos por Córcega, con las casitas pintadas de colores aunque la mitad cerradas pues deben ser de veraneantes. Y con elementos muy curiosos: el primero una iglesia en la calle, el altar está bajo una carpa abierta y las sillas para los participantes de la misa en otra más grande, alargada e igualmente abierta. Lo segundo un supermercado que parecía un mercadillo porque había un poco de todo, siempre en poca cantidad y muy desordenado, lo más curioso un “bureau” lleno de papeles de facturas, proveedores, Bancos… allí, en medio de los tomates!!!!

 



Recorridos en Ac = 17km

 
Cerdeña I
Cerdeña I
Cerdeña II
Cerdeña II
11º día. P Pozzo a Palau y en MOTO toda la costa SMERALDA
   

Nos gusta Cerdeña. Hemos paseado 148km en moto –aparte de los 16km con la Ac-y hemos quedado encantados de esta parte de la costa. Toda ella está bien cuidada, muchos kilómetros se conservan salvajes y otros están edificados pero siempre con espacios cuidadísimos de plantas y flores y con casitas bajas, de planta baja o máximo un piso de colores ocres o tierra, tan integradas con el paisaje que apenas se ven. No se aprecian grandes villas pero las casas son bonitas en su sencillez. Los puertos deportivos están limpios y ordenados, hay restaurantes y chiringuitos todos bien puestos y sin ser excesivamente caros. Lo negativo es que casi todo es artificial, edificado para disfrute de veraneantes y turistas de paso.

Hemos almorzado en Porto Cervo, en el mismo “Porto Vechio” y tomado café en el Golfo de Aranci, en un chiringuito muy elegante con los pies en la arena de la playa, ¡qué agua! ¡qué sol!. Lástima que a media tarde ha vuelto a levantarse viento pero estamos bien instalados en una calle sin casas con vista al mar en una urbanización a la salida de Palau: (41,1777/ 9,39818). Estamos solos y es un lugar fantástico, sobre todo teniendo la scooter, por cierto que en este viaje llevamos ya 500km recorridos con la scooter.

 



Recorridos en Ac = 16km
Recorridos en moto = 148km


 
Costa Smeralda I
Costa Smeralda I
Costa Smeralda II
Costa Smeralda II
Costa Smeralda III
Costa Smeralda III
Costa Smeralda IV
Costa Smeralda IV
12º día, miércoles 4 de mayo. De Palau a Alghero.
   

Paisajes de monte bajo, de rocas con formas imposibles y de pinares llegando a la costa. Hoy hemos recorrido un poco del interior de la isla con muchas curvas pero bastante buena carretera.

Hemos llegado a mediodía al área que nos habían recomendado, a 8km del centro de Alghero y realmente es un sitio que vale la pena. Por 15€/día lo tienes todo y el dueño es simpatiquísimo además conoce España y chapurrea nuestro idioma. (40,5906/ 8,25696)

Tras una buena comida y descanso nos hemos acercado a Alghero y hemos paseado su centro histórico, aún protegido del mar por unas altas murallas. En la oficina de información nos han hablado en catalán y todas las calles del casco antiguo tienen su denominación en nuestra lengua. Las calles estrechas y empedradas tienen casas señoriales muy bonitas de la época de la dominación catalana.

Regresando a nuestra Ac hemos visitado los alrededores del área donde nos hemos instalado y nos ha sorprendido muy agradablemente descubrir dos playas preciosas, de arena blanca y aguas muy tranquilas y además con sus respectivos chiringuitos. Creo que volveremos con tiempo.

 



Recorridos en Ac = 154km
Recorridos en moto = 35km


 
Alghero I
Alghero I
Alghero II
Alghero II
Alghero III
Alghero III
Alghero IV
Alghero IV
13º día, jueves 5 de mayo. Alghero
   

Un día de sol sin una nube que hemos aprovechado para pasear toda la costa con la moto, hasta el Cabo Caccia donde se halla la Grotta di Nettuno y por el camino visitando el poblado “Nughare di Palmavera”, increíble fortificación de hace 3.500 años, y las ruinas de un poblado romano, Sant Imberia, pero que estaba cerrado así que sólo hemos visto un poco desde fuera. El paisaje precioso, el agua transparente y tan calmada que parecía “planchada”. También hemos paseado por el puerto de Fertilia –casi una prolongación de Alghero- y su puente romano ahora casi hundido en el agua del río que atravesaba.

A mediodía hemos comido un arroz negro en la auto y hemos tomado el sol hasta media tarde que hemos vuelto a pasear por Alghero.

Estamos tan bien en esta área (www.paradisepark.com) que quizás nos quedaremos un día más, nos apetece, si hace sol, pasar un día en la playa y comer los spaguetti que anunciaba el chiringuito.

 



Recorridos en moto = 68km

 
Costa de Algher I
Costa de Algher I
Costa de Algher II
Costa de Algher II
Costa de Algher III
Costa de Algher III
Costa de Algher IV
Costa de Algher IV
14º día, viernes 6 de mayo. De Alghero a Bossa, Nuoro y Dorgali
   

El día no invitaba a pasarlo en la playa: viento y bastante nuboso así que hemos recogido y nos hemos ido costeando hacia Bossa. Son unos 50km de costas por una cornisa con un acantilado que bordea el mar. Precioso espectáculo de mar transparente, verdoso sobre las rocas, azulado al fondo. Monte bajo salpicado de plantas amarillas, violetas y granates. Rocas grises y rojas. Muy de vez en cuando una casita y un rebaño de ovejas.

Bossa es un pueblecito de casitas de colores bajo un castillo perfectamente conservado, al lado del mar y de la desembocadura de un río, es un pueblo muy animado donde hemos almorzado unos spaguetti en uno de sus muchos restaurantes. Pero no nos hemos quedado, aunque ahora creo que ha sido un error, hemos seguido hacia Nuoro.

El problema al llegar a Nuoro ha sido que no sabíamos dónde aparcar, no nos hemos atrevido a meternos por callejones y en las avenidas principales la circulación era tan densa que no podíamos parar ni entretener. Así que tras dar un par de vueltas hemos decidido seguir hasta Dorgali. Por cierto, las carreteras todas llenas de baches, incluida la autovía.

En Dorgali sí hemos encontrado un área privada, se trata de un descampado tras unas casas, es de tierra pero está plano y tiene para vaciar y repostar agua: 40,29710/ 9,58935. Muy cerca del centro. Estamos a 400m de altitud y se nota el fresco de las montañas aunque esta tierra parece más fértil, hemos visto bastantes campos de viñedos, muchas ovejas y algunas vacas. Hemos paseado por el centro -una calle muy larga-, sorprendentemente con tiendas con artículos de marcas caras, también hemos tomado un refresco en un típico café de pueblo, con mesas en la calle bajo el toldo de lona y con clientela exclusivamente masculina. Por la calle hemos visto un par de señoras, mayores, vestidas a la antigua: con falda larga, negra, blusa y mantón y peinadas con moño.

 



Recorridos en Ac = 175km

 
Bossa
Bossa
Nuoro
Nuoro
Dorgali
Dorgali
15º día, sábado 7 de mayo: De Dorgali excursión a Cala Gonone, Serra Orrios y Tholmes. Por autovía a Oristano.
   

Tal como estaba anunciado mal tiempo así que no hemos podido bajar moto y nos hemos desplazado de excursión la Auto. Primero hemos ido a Cala Gonone, un pueblecito a los pies de un acantilado con una playita de arena dorada muy bonita. Muchos restaurantitos en un paseo bordeando el mar pero que hoy no van a tener mucho éxito pues a pesar de ser sábado el tiempo no invita a comer al aire libre.

Hacia mediodía nos hemos dirigido a Serra Orrios, un pueblo nurágico de los mejor conservados de la isla: se encuentra sobre un altiplano basáltico a pocos kilómetros de Dorgali. Se han encontrado setenta casas y dos templos. Las casas son circulares, enteramente construidas de piedras (bastante grandes) y, en su tiempo cubiertas con tejados de cañas y paja. Fue descubierto en 1937 y es una visita que vale mucho la pena realizar. Cuando hemos llegado era la hora de comer por lo que cerraban hasta las tres de la tarde. Hemos aprovechado para almorzar y descansar en la auto en la puerta misma del recinto. En la garita de entrada al recinto había unas chicas muy simpáticas que supongo que también son guías del recinto porque sabían muchísimo y nos han explicado bien lo que veríamos antes de entrar. A la salida hemos estado charlando un rato con ellas, enamoradas de su tierra y su cultura estaban encantadas de que los turistas viéramos en Cerdeña algo más que mar y playas.

Tras la visita del pueblo nurágico hemos ido a visitar la tumba del gigante, Thomes en la carretera S38, la entrada es libre y sólo te ruegan que cierres la cancela para que no entren los animales.

Y ya a media tarde hemos decidido dirigirnos hacia el sur, a Oristano porque como seguía haciendo mal tiempo no era cuestión de ir de paseo.

Así hemos llegado a Oristano y tras un paseo por Torre Grande (a pocos kilómetros de Oristano, en el mar) hemos encontrado un parking con varias autos delante del mar y aquí nos hemos quedado: (39,90818/ 8,50794)

Recorridos en Ac = 147km



 
Cala Gonone
Cala Gonone
Serra Orrios, pueblo nurágico I
Serra Orrios, pueblo nurágico I
Serra Orrios, pueblo nurágico II
Serra Orrios, pueblo nurágico II
Tumba del Gigante
Tumba del Gigante
16º día: visita de Oristano y recorrido en moto por el golfo hasta Tharros (en Capo San Marco)
   

Ha dado la casualidad de que hoy celebraban en Oristano el día de puertas abiertas a todos los monumentos, pero no sólo eso, es que en cada uno de ellos, además, había unos voluntarios preparados para hacer de guías y dar todo tipo de explicaciones, muchas veces eran alumnos de las escuelas e institutos de la ciudad. Una gran idea, muy útil y que hemos podido aprovechar. Pero además ha resultado que en una de las plazas céntricas había un grupito de niños y niñas vestidas ellas con el traje regional que, guiados por una profesora llamaban la atención de los paseantes con un megáfono invitándonos a visitar los museos. Nos hemos parado a mirarlos y fotografiarlos y la profesora nos ha preguntado de dónde éramos, al decirles que de Barcelona se ha alegrado mucho y ha pedido a una de las niñas que nos recitara su discurso en sardo para que apercibiéramos la similitud de su lengua con la nuestra, luego nos ha pedido que explicáramos a los niños la importancia de conservar la propia lengua y las costumbres de nuestra cultura, cosa que hemos hecho encantados ante los azorados niños y los aplausos del público que en aquel momento nos rodeaba. Ha sido una experiencia enriquecedora y divertida. La verdad es que Oristano en sí no justifica una visita turística.

Por la tarde, en moto, hemos recorrido el golfo de Oristano y hemos llegado hasta las ruinas de Tharros, ciudad fundada por lo fenicios en el S. VIII a de C. que luego prosperó como base naval cartaginesa y que acabó en manos de los romanos. Pero la sorpresa de la tarde ha sido la iglesia paleocristiana del sVI en San Giovanni di Sinis (al lado de Tharros), aunque lo que ahora vemos es la reconstrucción de la alta edad media.

Nos quedamos a pernoctar en el mismo sitio que ayer pues estamos muy bien, con muy buena vista y muy tranquilos. Lo único malo es el vendaval que nos impide abrir ni una ventana, ni siquiera podemos pasear porque es muy desagradable. Queremos pasar unos días en la playa pero dependerá del tiempo.

 



Recorridos en moto = 66km

 
Oristano I
Oristano I
Oristano II
Oristano II
Oristano III S. Giovanni dei Sinis
Oristano III S. Giovanni dei Sinis
Oristano IV
Oristano IV
17º día, martes 9 de mayo: Oristano- Portixeddu, Masua, Iglesias
   

Sigue el viento y molesta muchísimo. Ahora entiendo por qué esta isla no tiene más éxito. No se pueden aprovechar las fabulosas playas con estos vendavales. Más al sur pensábamos encontrar mejor tiempo. Pero a pesar de que hemos pasado por lugares de ensueño donde además había sitio para instalarnos (y gratis) no era agradable quedarse porque no hubiéramos podido salir de la auto ni a pasear.

La región que hoy hemos recorrido, entre Oristano e Iglesias, está llena de antiguas minas, creo que de plata, zinc y plomo.

A mediodía, y recorriendo paisajes verdes sorteando mil curvas por cornisas sobre montañas y sobre el mar, hemos llegado a Portixeddu (costa verde) y hemos almorzado aparcados en un área muy bonita con una vista magnífica al mar, al lado de una playa de arena blanca, agua transparente… pero con mucho viento (39,4184/ 8,41151), el área cuesta 10€ en verano, ahora gratis. Hay agua pero creo que ningún otro servicio además de unas terrazas muy planas para instalarse.

Hemos seguido hacia el sur y hemos llegado a Masua, antiguo centro minero que tiene un par de calitas de aquellas que sólo se ven en las películas … o en la imaginación. (39,4028/ 8,40238) Era para llorar no poder disfrutarlas por el vendaval que soplaba. Hemos continuado hasta Iglesias y, a falta de área ni camping nos hemos instalado delante de un Hiper Conad en un descampado que se utiliza de parking (29,30763/ 8,54888) estamos sólo a 1,4km del centro histórico aunque esta ciudad tampoco merece mucha visita.

 



Recorridos en Ac = 168km

 
Portixedu I
Portixedu I
Portixedu II
Portixedu II
Pan de azucar. Masua I
Pan de azucar. Masua I
Pan de azucar. Masua II
Pan de azucar. Masua II
18º día, martes 10 de mayo. De Iglesias a Caghliari
   

A las ocho de la mañana se ha despertado la ciudad a nuestro alrededor aunque nosotros hemos seguido, imperturbables, hasta las nueve.

Como teníamos una cafetería sólo atravesando la calle, hemos aprovechado para tomar un cafetito de estos tan buenos y baratos (un euro o menos, según el local) que hacen por aquí y también para comprar el diario, en italiano, para saber qué pasa por el mundo.

Antes de mediodía estábamos en Cagliari y aunque nos ha costado, hemos encontrado el área recomendada (39,23553/ 9.13821), calle Gerolamo Cardano núm. 4. Es muy pequeña y casi es más un parking con servicios; todo incluido (incluso wifi y luz) cuesta 17€/día. Por la tarde hemos ido a visitar otra área más céntrica pero, para nosotros era peor, un parking con muchas Acs aparcadas muy juntas. Nos quedamos donde estamos.

Toda la tarde hemos paseado por Cagliari, su casco antiguo, la zona del castillo y también la zona peatonal de vía Garibaldi. Hemos comido una copa de helado buenísima en “la isola del gelati” en Piazza Venne, llena de turistas con una pegatina en la solapa, por el diseño hemos deducido que eran los pasajeros de un crucero con el número de autobús escrito para que no se pierdan. Parece una ciudad en decadencia, el casco antiguo muy abandonado con ropa tendida en las ventanas de las fachadas. Y hemos visto muchos, muchísimos, hombres de color de manteros o vendedores ambulantes.

 



Recorridos en Ac = 62km
Recorridos en moto = 21km


 
Cagliari I
Cagliari I
Cagliari II
Cagliari II
Cagliari III
Cagliari III
Cagliari IV
Cagliari IV
19º día, miércoles 11 de mayo. Playa Poetto, paseo por la costa
   

Esta noche ha llovido muchísimo pero lo peor es que ha llovido barro, como dejamos la moto fuera ha amanecido marrón. No hace frío, de hecho llevamos las chaquetas porque en moto siempre molesta el aire pero en mangas de camisa se está bien, y si sale el sol Isidro enseguida conecta el aire acondicionado, por suerte para mí no muy frío.

Aunque estaba tapado nos hemos acercado con la moto hasta la recomendada playa Poetto, es curioso porque se trata de una franja de tierra y arena entre una enorme marisma y el mar. Han construido un paseo y hay bastantes chiringuitos bien arreglados sobre la arena, no hay casas porque no hay espacio.

Siguiendo la carretera de la costa hemos paseado hacia el este, entrando de vez en cuando por las zonas urbanizadas al lado del mar. Nos ha sorprendido la dejadez de las calles, sin asfaltar muchas, llenísimas de baches, sucias, con basura por todos los rincones, muchas casas abandonadas o semi-abandonadas, un hotel en activo pero obsoleto... Alguna zona se salvaba de todo ello, alguna casita era bonita o al menos estaba pintadita y presentable, pero en general todo mal.

Por la tarde paseo y cervecita en la ciudad, hoy hemos recorrido el puerto y la Via Manno, también peatonal y, como no, con un Zara en uno de los mejores locales. Se estaba bien en una terracita un poco a resguardo del viento que, por supuesto, sigue soplando aunque no tan fuerte.

 



Recorridos en moto= 57km

 
Poeto - Cagliari I
Poeto - Cagliari I
Poeto - Cagliari II
Poeto - Cagliari II
Poeto - Cagliari III
Poeto - Cagliari III
20º día, jueves 12 de mayo, costa Oeste hasta Sarroch y ciudad
   

Esta noche ha vuelto a llover barro. La moto otra vez marrón. El consuelo es que sólo llueve de noche, hoy otro día semi-nublado pero que nos ha permitido pasear en moto. Por la mañana hemos costeado hasta el pueblo de Sarroch. Por el oeste, la zona más cercana a Cagliari está ocupada por industrias portuarias y por otra enorme laguna que en algunos puntos se utiliza o utilizó para extraer sal. Después una sucesión de urbanizaciones más o menos cerradas, bastante abandonadas con casas desconchadas y algunas abandonadas, no es tan cutre como la zona de ayer pero casi. Hasta llegar al pueblo del “oleo”, lleno de olivos y con una torre vigía (por cierto mandada construir por el español Marqués de Montcada en 1578), ahí las casitas ya estaban más cuidadas y había un parque con un chiringuito en medio muy agradable donde hemos tomado nuestro cafetito. El pueblo siguiente también sería bonito, Sarroch, si no fuera porque está enganchado a una gigantesca refinería de petróleo y a la vez central eléctrica. La carretera como siempre llena de baches y los conductores ¿lo había dicho ya? Como locos.

Por la tarde paseo intensivo por Cagliari como despedida y cervecita en el barrio del puerto. Cagliari no es una ciudad que merezca mucha visita.

Mañana nos vamos a Sicilia.

 



Recorridos en moto = 103km

 
Cagliari V
Cagliari V
21º día, viernes13 de mayo. Cagliari y Ferry a Sicilia
   

Nos despedidos de Cerdeña con variedad atmosférica a lo largo del día: sol, nubes, lluvia y viento.

Aprovechamos la mañana para limpiar de barro la Ac. El joven que vigila el área se ofrece a subir al techo de la Auto cuando le pido una escalera para hacerlo yo. Entonces me doy cuenta de que si le ofrecemos que la limpie toda él y le pagamos el servicio, le haremos un favor. Y eso hacemos. Y el chico nos deja la auto impecable sólo por 10€

Por la tarde descansamos y nos vamos a hacer cola al ferry, como de repente llueve tenemos que cerrarnos en “casita” pero al final nos despedimos de la isla con sol.

El barco, de la compañía Tirrenia, está más que bien y el camarote impecable. El mar está en calma (¿habrá parado el viento?) por lo que tendremos una buena travesía.

 



Recorridos en Ac = 9km

 
Cagliari VI
Cagliari VI
Cagliari VII
Cagliari VII
Cagliari VIII
Cagliari VIII
Cagliari IX
Cagliari IX
22º día, sábado 24 de mayo SICILIA
   

A las seis de la mañana anuncian que está abierto el comedor para los almuerzos. Ni caso, seguimos durmiendo casi una hora más y aún nos sobra tiempo para ducha, vestirnos y hasta tomar un café. Por cierto que el tema de los cafés es fantástico: en todas partes, por cutre que sea el bar sirven un café delicioso y además barato pues un cortado vale 0.90 o 1€, incluso en cafeterías bonitas. Y aprovecho para decir que el pan es otro artículo mucho más económico que en nuestro país aunque no hay muchas panaderías pues los supermercados tienen todos una muy buena oferta de este producto.

Desembarcados a las 7’30h nos dirigimos a un área que funciona, a elegir, o bien como parking durante horas (la primera hora a 2€, las siguientes a 1€) o bien por día completo y cuesta 15€ + 3€ si se quiere luz. (38,1475/ 13,3528)

Bajamos moto y aún no han abierto ni las oficinas de información turística nosotros ya estamos recorriendo el casco histórico. Nunca hemos visto tanta cantidad de iglesias juntas, ahora algunas cerradas. También nos llama la atención el que algunas casas e incluso “Palazzos” parece que se van a caer de un momento a otro. Pero a pesar de todo tiene unos monumentos magníficos, aunque lo que más nos ha gustado ha sido el mercado callejero, todo un barrio con tenderetes en la calle, agrupados por el tipo de artículo y lo curioso es que, en cambio las tiendas del mismo barrio estaban casi todas cerradas. He comprado fresas y albaricoques, por cierto muy buenos.

A mediodía ya llevábamos cuatro horas dando vueltas (ventajas de madrugar y de tener una “motorino” como dicen por aquí) así que hemos vuelto al parking y nos hemos dirigido a una playa a sólo 13km para almorzar allí. Cruzar la ciudad para salir ha sido un caos: los coches aparcan en doble fila siempre y además, si se tercia, atravesados, corren como locos y no respetan mucho las señales. Al llegar no nos habíamos dado cuenta porque como era tan temprano la ciudad aún dormía, pero a las 12h era una locura.

En fin, el sitio elegido para almorzar ha sido “Isola de Femmine”. Cuando ya parecía que estábamos llegando una calle cortada por obras ha vuelto locos a los GPS (llevamos dos) y nos hemos metido en un callejón sin salida que ha hecho sudar la gota gorda a Isidre, menos mal que conducir marcha atrás se le da muy bien, porque si no no salíamos. Y lo más difícil era que en el callejón había, como no, coches aparcados de forma que la auto pasaba a solo dos dedos de pared a un lado y de coches al otro. Después de dar muchas vueltas hemos visto un camión que aparcaba en un patio de una fábrica y, ni cortos ni perezosos le hemos seguido para preguntarle el camino. Y ha sido la solución, en un momento hemos llegado a la playa ¡por fin!

Después de comer y una siesta nos hemos acercado hasta los chiringuitos de la playa para tomar un café al sol… ¡aunque con viento!, pero esta vez nos han dicho que no hacía viento muy a menudo y que seguramente mañana ya no soplaría.

Hemos intentado recorrer la costa por secundarias pegados al mar pero no ha sido posible, nos metíamos por carreteritas que nos ponían los pelos de punta recordando la experiencia de la mañana por lo que al final nos hemos ido a la Nacional y directos a Trapani donde teníamos una dirección de área con todos los servicios (37,9829/ 12,5309), 20 €/día con todos los servicios, wifi y luz incluidos. El paisaje de todas maneras ha sido muy bonito, todos los campos cultivados, perfectamente delineadas las parcelas, montañas verdes de vegetación, sin árboles; algunas ovejas y mucho viñedo.

Una vez instalados aún nos ha dado tiempo a acercarnos a la ciudad. Lo poco que hemos visto nos ha encantado así que creo que estaremos por aquí unos días.

 



Recorridos en Ac = 136km
Recorridos en moto = 38km


 
Palermo I
Palermo I
Palermo II
Palermo II
Palermo III
Palermo III
En ruta
En ruta
23º día, domingo 15 de mayo: Erice, Bonagia, Trapani en MOTO
   

Seguimos con sol pero también con mucho viento y fresquito. Hemos visitado el pueblo de Erice que se ubica en la cima de una montaña sobre Trapani. En la cima se había aposentado una buena nube así que a pesar de que nos hemos puesto las chaquetas la verdad es que hemos pasado frío en la excursión. Por suerte valía mucho la pena esta visita y no sólo por los magníficos paisajes que se apreciaban hasta entrar en la nube sino porque el pueblecito es precioso pues conserva todo su aspecto medieval, en las empedradas calles, en las casas bien conservadas, en las muchas iglesias que aún conserva y en los restos de muralla así como en el castello que , de hecho son dos: el castello Pepoli que fue reconvertido en villa y junto a este el castello di Venere, construcción normanda elevada sobre lo que fue el templo del amor de los antiguos habitantes de la isla, los elimos aunque luego fue cambiando su denominación según el pueblo que lo ocupaba: Astarté con los fenicios, Afrodita con los griegos y Venus con los romanos.

En las callejuelas principales del pueblo abundan los pequeños comercios de cerámica, alfombras y vinos . Y también hay una pastelería muy famosa por sus dulces “especiales” que, para nuestra sorpresa son como nuestros típicos “panellets”. Hoy había muchos grupos de turistas paseando por este pueblo, luego hemos sabido porqué y es que han atracado en Trapani dos grandes cruceros de turismo.

En lugar de regresar a Trapani hemos bajado hasta la costa que veíamos al otro lado de la montaña, un golfo enorme con kilómetros de playa y un par de pueblecitos. Todo rodeado de olivos. Y como hoy es San Isidro lo hemos celebrado en un buen restaurante de Bonagia, el pueblo más grande y con más servicios del entorno. La calidad ha sido buenísima y el precio el normal de este tipo de restaurantes.

Para regresar a Trapani hemos elegido la carretera de la costa, sólo 5km pero muy agradables, hasta llegar a la ciudad en donde hemos constatado que vive de espaldas a la belleza del mar: en primera línea de la costa todo son almacenes, casas baratas, etc.

Llegados al casco antiguo nos hemos sentado en una terraza deleitándonos con un buen helado, aquí ni siquiera son caros: uno pequeño (y sin azúcar) para mi marido y uno doble para mí, por 3,5€ todo.

 



Recorridos en moto = 70km

 
Erice
Erice
Vistas
Vistas
Bonagia
Bonagia
Trapani
Trapani
24º día, lunes 16 de mayo. En Moto a Marsala y paseo por Trapani = 90km
   

Día soleado y con menos viento. Por la carretera comarcal que va pegada a la costa nos acercamos a Marsala, la ciudad donde Garibaldi desembarcó iniciando la unificación de Italia. Pero Marsala debe su nombre actual a los árabes que la conquistaron Mars al Allah (el puerto de Dios) y que la convirtieron en un puerto importante. Actualmente su principal industria es el vino. Hemos paseado por el casco histórico pero el interés se reduce a tres calles, con bonitos palazos, la catedral y el mercado antiguo. No hemos tenido interés en visitar las bodegas. El paisaje ha sido más interesante, todo él olivos y viñedos pero, curiosamente, nunca grandes extensiones de ninguno de los dos. Parcelas bien delimitadas y normalmente una de viñedos al lado de otra de olivos como si cada propietario tuviera una de cada. Y muchas flores, sobretodo adelfas, curiosamente en Cerdeña había también muchas adelfas pero aún verdes, aquí ya están llenas de color.

Por la tarde hemos paseado por Trapani que nos parece muchísimo más interesante que Marsala. El corso Vittorio Emanuele, la Via Torrearsa y la Via Garibaldi concentran un buen montón de palazos, el Duomo y la iglesia de los Jesuitas (enorme e impresionantemente lujosa) además de muchos comercios y restaurantes y “gelaterías” con terraza en la calle para aprovechar el buen tiempo

 



Recorridos en moto = 90km

 
Marsala I
Marsala I
Marsala II
Marsala II
Marsala III
Marsala III
Trapani
Trapani
25º día, martes 17 mayo: De Trapani a Selinunte, Agrigento, Marina di Palma
   

Día poco afortunado. Hemos llegado a Marinella di Selinunte muy bien, por autopista –bastante deteriorada- porque no queríamos ir atravesando pueblecitos ya que vimos ayer paseando en moto lo difícil que es atravesarlos con los coches mal aparcados y la mala educación viaria de los sicilianos. En cambio hemos disfrutado de campos bien cuidados de olivos, viñedos y luego también naranjos. Y el mar, que aquí tiene un color turquesa precioso.

En Marinella de Selinunte hemos encontrado el parking recomendado, en la entrada del pueblo y situado al lado de la entrada al Parque Arqueológico (37º35’08”/ 12º50’21”), además hemos podido aparcar bajo un gran árbol cobijados a su sombra. Paseando hemos llegado a la primera línea de mar, llena de restaurantes y bares pero aún no muy animados en esta época del año, luego hemos ido al Parque Arqueológico porque desde la playa no se veía nada. Hay que visitarlo con vehículo porque hay tres zonas de ruinas y para desplazarse de una a otra es mejor ir motorizado. De todas formas hacía mucho calor así que hemos decidido irnos hacia Agrigento. Ha sido un error porque ya no hemos encontrado otro árbol tan bien puesto para disfrutar de la sombra almorzando así que al final hemos parado en el puerto de Sciacca, por cierto un pueblo muy típico siciliano en el sentido de casas de colorines, muy baratas y todo el conjunto muy sencillo. Y allí hemos comido, cerrados en casita porque el vendaval de cada día ya estaba en su apogeo. Perpo hemos tenido dos visitas; la primera un siciliano que desde su coche, aparcado a cuatro metros del nuestro nos gritaba si se estaba bien y si estaba permitido pernoctar ahí pues tiene una “Camper” y querría venir. La segunda visita un pescador ofreciéndonos sardinas y no sé qué otro pescado fresco.

Tras la siesta hemos seguido a Agrigento con la intención de pernoctar allí y mañana visitar el valle de los templos. Tenía una dirección, en la entrada al valle, donde se podía pernoctar, pero ahora no sólo no se puede sino que ni aparcar podemos las Acs. Pues bueno, nos hemos ido.

Y como ya estábamos cansados de conducir nos hemos refugiado en la Marina di Palma, delante del mar, en una explanada de piedras y tierra apisonada donde estamos dos Acs. Nosotros a sólo cuatro metros del agua. Nos acompaña, como todos los días desde que desembarcamos en Palermo, radio Margheritta, una emisora siciliana que sólo ofrece “música italiana”. Es perfecta.

 



Recorridos en ACV = 228km

 
Paisajes
Paisajes
Sciacca
Sciacca
Paisaje
Paisaje
Agrigento
Agrigento
26º día, miércoles 18 de mayo. Marina di Palma a Marina di Ragusa
   

Sorprendente: me ha despertado a las siete de la mañana el silencio total. No me podía creer que no oyera el mar. Pero era así: la calma total hacía que el mar pareciera una bañera. Hasta las nueve pasadas no ha empezado a moverse un poquito el agua. A mediodía había de nuevo un viento fuerte.

Pero nosotros no nos hemos quedado para verlo allí. Hemos seguido hacia el sur, esta vez rodeados de muchos viveros de plástico (no tantos como en Almería), y campos de naranjos, muchos viñedos, olivos y algunos almendros. Y no puedo dejar de mencionar las espectaculares buganvilias, ¡qué bonitas! ¡cuánto color! ¿y los ficus? ¡enormes!. En cambio la carretera no era tan agradable, el asfaltado tenía montones de parches y cuando pasábamos un puente las juntas de dilatación parecían socavones.

Así hemos llegado a Vittoria donde nos hemos metido en el lío de atravesar la ciudad por en medio “gracias” al Tom Tom. ¡qué sufrimiento! Los coches que quieren aparcar y no encuentran sitio, pues aparcan en batería, con medio coche en la acera y el otro medio ocupando parte de la calzada, y tan tranquilos. Y si un coche sale por la izquierda y quiere incorporarse pues has de parar y cederle el paso porque él no parará. En fin, fatal. Pero hemos salido indemnes gracias a la pericia y la paciencia de mi marido. También nos ha sorprendido mucho ver unos vendedores de productos del campo muy originales: el producto a vender expuesto dentro del coche, en los asientos traseros (quitados) y el maletero, la puerta levantada y el coche aparcado en una esquina de la calle. O en la caja de carga de un triciclo, un vehículo que ya no se ve en nuestras calles y que yo recuerdo de cuando era pequeña (ya hace años).

Hemos llegado a Marina di Ragusa que queremos sea nuestra base para recorrer la zona y hemos tenido la agradable sorpresa de encontrar el área recomendada muy fácilmente y además es perfecta y muy bien de precio: es como un camping, con césped y parcelas amplias, luz y wifi, baños justitos, cerca de la playa. Todo: 15€/día (via Portovenere, 82 C:36,7848/14,5644). Tras almuerzo y descanso hemos paseado con la moto un poquito por la zona y hemos visto que estamos en un pueblo bonito, bastante nuevo (el núcleo urbano antiguo es muy pequeño) con casas bonitas aunque no muy lujosas. También nos hemos acercado a Donnalucata, el pueblo de al lado, también marino, se ve más grande y más “pueblo”.

Mañana queremos dedicarlo a recorrer y reconocer los sitios del comisario Montalbano, serie que vemos a menudo en la televisión.

 



Recorridos en Ac = 112km
Recorridos en moto = 38km


 
Marina di Palma
Marina di Palma
Por el camino
Por el camino
Vittoria
Vittoria
27º día, 19 de mayo, jueves: En moto a Punta Secca, Scicli, Módica
   

Una lástima que el tiempo no nos haya acompañado un poco más, por la mañana no ha parado de lloviznar y la tarde se ha mantenido gris. A pesar de ello hoy lo hemos bautizado “el día Montalbano”. Como es una serie policíaca que nos gusta, ya que estamos por estas tierras, nos hacía gracia visitar los escenarios por los que se mueve el “Comisario”, sobretodo su espectacular terracita sobre el mar y el restaurante –también con terraza a la playa- donde se debe comer muy buen pescado por lo que aparece en la serie. Pues bien, la casa la hemos encontrado fácil, en Punta Secca, a sólo ocho kilómetros de donde estamos, se trata de una de las habitaciones de una casa noble, muy bien arreglada, con entrada propia desde la calle y la terracita sobre el mar. Hemos sabido que ahora es un B&B que se puede alquilar por unos 50€/noche. Tras las fotos de rigor nos hemos quedado a resguardo del toldo de una cafetería que había en frente y mientras saboreábamos un café hemos constatado que continuamente iba llegando gente a visitar la casa y hacerse fotos. Después hemos ido al restaurante de la playa, pero por desgracia está cerrado hasta junio.

Por la tarde nos hemos acercado al pueblo de Scicli donde se ubica la supuesta comisaria. Y ha resultado que estaban rodando un capítulo. Y estábamos mirando cuando ha salido el Comisario y se ha acercado al numerosísimo público que mirábamos. Todos queríamos una foto, pero entonces en voz alta le hemos preguntado si se haría una foto con los que veníamos de Barcelona y enseguida se ha acercado a nosotros preguntándonos si de verdad éramos de la “belíssima Barcelona”. Y como las primeras fotos no han salido bien, no ha tenido problemas en repetirlas mientras bromeaba con nosotros. El entorno de la “Comisaría” ha resultado un barrio muy bonito, con palazos preciosos y bien cuidados por lo que hemos estado encantados con la visita. Para redondear la tarde nos hemos acercado a Módica pero aunque tiene edificios majestuosos y llama la atención cómo se enfila la ciudad cogida a las faldas de la montaña, su aspecto es decadente y pronto está vista salvo que se quieran visitar todas las iglesias –muchas- que contiene.

 



Recorridos en moto = 79km

 
Casa Montalbano en Punta Secca
Casa Montalbano en Punta Secca
Sicicli
Sicicli
Módica I
Módica I
Módica II
Módica II
28º día, 20 de mayo, viernes: Ragusa, Castillo de Donnafugata, Marina
   

Ha vuelto el sol. Y el viento también.

Esta mañana la hemos dedicado a Ragusa, es una ciudad que son dos: como quedó destruida en el terremoto del 1693 se reconstruyó en dos ciudades; primero construyeron una nueva ciudad pero en la parte alta de la montaña, lo que pasó es que los nobles y los señores que tenían sus palazos en la parte baja (llamada Ibla) no se resignaron a cambiar, a abandonar una ciudad con tres mil años de historia y prefirieron reconstruir su ciudad. Ahora la más bonita es esta segunda pero la “alta” también merece una vuelta. Y con la moto es muy fácil. Nos ha gustado Ragusa, tienen encanto y es de admirar cómo se enfilan las casas pegadas a la roca. Lo más bonito es, desde luego, el Duomo (o Basílica de San Giorgio) de Ibla con su escalinata.

Por la tarde nos hemos acercado al castillo de Donnafugata, con la mala suerte de que esta tarde estaba cerrado y sólo lo hemos podido ver por fuera. Pero incluso así ha valido la pena. Además hoy hemos recorrido muchos campos distintos: amarillos en lugar de verdes, trigo con las balas de paja ya a punto de recoger y varias granjas de ganado vacuno.

También hemos atravesado pueblos alejados de las rutas turísticas, pueblos con las plazas llenas de hombres, en grupitos, charlando. Con muchas paredes “empapeladas” con necrológicas, hasta ahora habíamos visto estos carteles del tamaño de folio anunciando la defunción o el aniversario de la misma de alguien. En Cerdeña vimos algunos pero siempre en tableros destinados al uso, aquí están por todas partes, y en los pueblos, más.

Como las iglesias, yo creo que hay más iglesias que supermercados y no exagero porque además como también hemos visto, abunda la venta ambulante, a veces de un solo producto. Por ejemplo esta mañana hemos visto en dos ocasiones una furgoneta con un montón de cerezas a la venta. Otro elemento que abunda muchísimo, y creo que ya lo he dicho, son los socavones; es increíble lo mal que están las carreteras en esta isla, y las ciudades tampoco se quedan cortas en eso de los socavones. Llevamos más de 1.300km recorridos en moto y la verdad es que es un milagro que ni hayamos pinchado; la espalda también sufre, claro, y como dice Isidro conduciendo la moto el “enemigo” está no sólo en los otros vehículos sino también en el suelo.

 



Recorridos en moto = 99km

 
Ragusa I
Ragusa I
Ragusa II
Ragusa II
Ragusa III
Ragusa III
Ragusa IV
Ragusa IV
29º día, sábado 21 de mayo. De Marina di Ragusa a Siracusa
   

Hemos pasado un día fantástico visitando Siracusa, es una ciudad con mucho encanto, sobretodo la isla (unida a la ciudad por puentes), Ortigia, con enmarañadas callejuelas y unos palazzos preciosos con patios de entrada encantadores (no tanto como los de “mi” Mallorca). El Duomo que en principio fue el templo griego dedicado a Atenea y luego fue reconvertido en iglesia aunque aún se ven algunas de las altisimas columnas dóricas. Muy bonita y curiosa la fontana de Aretusa, una fuente de agua dulce ¡pegada al mar!, y todo el lungomare, que hemos recorrido enterito, no tiene desperdicio, con sus torres, sus murallas y el agua tan transparente que parece imposible que sea el mar. Del templo de Apolo quedan pocos restos pero son un testimonio más de la presencia y la grandeza griega.

Y por supuesto también hemos ido a ver , ahora ya no en Ortigia, el Parque Arqueológico que contiene el famoso teatro griego, pero ¡mala suerte! Estaba cerrado porque hoy había representación.

Repartido por la ciudad se puede ver el foro Siracusiano, el arsenal griego, las catacumbas de Santa Lucía, el gimnasio romano y el templo de Zeus Olimpio.

Hemos visto varios sitios con Acs, incluso en un parking de Ortigia, pero nosotros, siguiendo una recomendación hemos aparcado en el “porto piccolo” y estamos encantados (37,0691/15,2913), en el centro y a un paso de la isla. Es gratis y en este momento estamos aparcadas en batería 7 Acs. Al lado hay un bar-hotel con terracita donde un café cuesta solamente 0,80€, y tiene wifi para los clientes.

 



Recorridos en Ac = 96km
Recorridos en moto = 26km


 
Siracusa I
Siracusa I
Siracusa II
Siracusa II
Siracusa III
Siracusa III
Siracusa IV
Siracusa IV
30º día, domingo 22 de mayo.
   

A veces por más planes que hagas todo sale al revés, pero la ventaja de la Ac es que siempre puedes rectificar, cambiar, en una palabra: elegir.

Hoy habíamos decidido que sería un día de playa y por eso nos hemos dirigido al pueblecito de Brucoli, cerca de Augusta, un pueblecito precioso al lado del mar con unos rincones encantadores. Además hoy había mercado callejero con puestos muy singulares: uno vendía sólo tallarinas, tenía un cubo enorme lleno de este tipo de almejas; otro despachaba cortes de un pez espada enorme, los más frutas y verduras y también flores, por todos los pueblos y ciudades que hoy hemos atravesado hemos encontrado muchos puestos de venta de flores. El problema en Brucoli ha sido que hoy es domingo así que ha sido imposible encontrar un puesto mínimamente cómodo. Y nos hemos tenido que ir. Como por esta región no teníamos noticia de otras playas agradables (hay muchas refinerías de petróleo) hemos pensado en olvidar la playa y seguir la ruta que tocaba, o sea Catania.

Al llegar a Catania nos hemos encontrado con un atasco importante, luego con que el parking al que nos dirigíamos estaba ocupado por un mercadillo, los baches estaban por todas las calles, las motos nos desafiaban a convertirnos en asesinos, las calles cada vez más estrechas, las pendientes más pronunciadas. Hemos llegado a una especie de patio donde te guardaban la Ac por 15€ pero super apretados…Todo sucio, todo viejo, abandonado como nunca visto. Hemos estado a punto de tirar la toalla y de hecho ya nos íbamos cuando hemos visto un parking enorme frente a una manzana de casas, ya a las afueras de la ciudad, pero se veía tan ancho y cómodo que hemos decidido aprovecharlo, bajar moto y, aunque ya era tardísimo ir a comer una pizza al centro. Estábamos a casi 9km de la plaza del Duomo (y a 400m de altura sobre el mar) y todo el recorrido nos ha confirmado lo mal que está esta ciudad. Cuando hemos llegado al centro histórico, sí, la plaza es bonita y los edificios que la rodean también. La via Garibaldi y la Via Vittorio Emanuele son las más interesantes. Lo bueno de Catania es que todos los monumentos que hay que ver están muy juntos por lo que no se precisa mucho tiempo.

A media tarde nos hemos dirigido al Parque Nacional del Etna para dormir en el parking del Refugio Sapienza (37º41’56”/ 15º00’03”). Desde aquí salen jeeps para subir más cerca de los grandes cráters, también un teleférico (30€) que sube desde los 1900m que estamos a 2.500. Nosotros no subiremos porque pensamos subir al cráter del Vesubio que nos parece más interesante y con uno ya nos basta. De todas formas aquí hay dos cráters pequeños, “Silvestri” y nos hemos acercado hasta su boca. Recorrer este parque, dormir en él y seguir mañana paseando un poco más por el mismo, sí que nos parece muy interesante. Impresiona ver los ríos de lava ahora ya solidificada pues es fácil imaginarla cayendo incandescente.

La vista de Catania, a nuestros pies, iluminada y con luna llena es realmente preciosa.

Otra ventaja de dormir aquí es que se está muy fresquito, a lo mejor hasta tendremos que poner la calefacción esta noche.

 



Recorridos en Ac = 135km
Recorridos en moto = 22km


 
Catania
Catania
Etna I
Etna I
Etna II
Etna II
Etna III
Etna III
31º día, lunes 23 de mayo. Del Etna a Girdini Naxos y Taormina
   

Toda la noche ha hecho bastante fresquito (menos de 10º) y mucho viento pero ha amanecido un día claro y soleado. Después de desayunar nos hemos ido por la vertiente este de la montaña, dirección Zaferana. El recorrido no es, ni mucho menos, tan bonito como el de ayer, ni por las vistas ni por la vegetación, aquí no ha habido ríos de lava y por lo tanto todo está verde y con flores, la lava que se ve es menos negra, mi marido dice que es “lava antigua”. Seguramente. Nos cruzamos con catorce autobuses que suben con turistas al refugio donde estábamos y ya había seis aparcados cuando hemos salido ¡menos mal que nos hemos ido!.

El Tom Tom nos sigue jugando malas pasadas y se empeña en llevarnos por caminos imposibles, a veces podemos evitarlos y, dándonos cuenta seguimos indicaciones de carretera más amplia, pero aquí no siempre está indicado así que caemos en la trampa una y otra vez. ¡a sufrir!. Ayer leía una de las guías de Sicilia y decía que en Mesina la circulación es un términpo medio entre autos de choque y fórmula uno. Tal cual. Pero no sólo en Mesina (que aún no hemos llegado) doy fe de que esto es por lo menos en toda Sicilia.

Conseguimos llegar sanos y salvos a Giardinoi Naxos que es donde hemos pensado pernoctar para visitar la zona. Nos dirigimos a una zona, delante del mar, donde podemos aparcar (37,8224/ 15,276) pero allí ya vemos que no nos quedaremos, necesitamos algo más estable y amplio para poder descansar un par de días. Como tenemos dos recomendaciones distintas, bajamos moto y nos vamos a ver los sitios. Uno es un parking asfaltado con servicios, Parking Aurora (37,8188/15,2641), 13€ si estamos un día, 30€ si estamos tres. Luego, no muy lejos, de hecho siguiendo la misma calle, vamos a ver el área Eden Parking, que es pequeño, con césped pero desangelado. En cambio, al lado hay otra zona di sosta o camping o ya no sé lo que son, se llama Lagani Parking pero nos gusta más, es más ordenada, limpia, con espacios bien delimitados y amplios, cada uno con su mesa y 4 sillas, ducha de jardín y fregadero individual. Nos quedamos (37,82174/15,26674). Serán 15€/día todo incluido excepto las duchas de agua caliente que van aparte.

Almorzamos, descansamos, tomamos el sol, y a las cinco de la tarde nos vamos de paseo a Taormina, con la moto a diez minutos. Y nos enamoramos de este pueblo tan bonito, colgado de la montaña, entre el precipicio y las rocas. Con más callejuelas con escaleras que con calzada. La calle Umberto I, que la atraviesa de puerta a puerta –por supuesto, peatonal- tiene comercios interesantes, de cerámica siciliana, de antigüedades, galerías de arte, iglesias (por supuesto) y también heladerías buenísimas, por cierto que hoy he probado el típico granite siciliano: de mandole (almendra) y pistacho y me ha parecido delicioso. Los palazzos son también muy bonitos y hay muchos hoteles, restaurantes y cafeterías de categoría. Se ve mucho turismo y bastante con dinero. Hasta hemos visto un taxi que era un Bentley.

Después de cenar se han acercado a saludarnos unos españoles que han llegado esta tarde: Daniel, Noni y sus amigos asturianos. Campechanos, simpáticos y muy viajados, están dando una vuelta parecida a la nuestra y como ya han recorrido la costa de Italia nos pasan algunas direcciones útiles. Por nuestra parte prometemos enviarles la información sobre Córcega y Cerdeña.

 



Recorridos en Ac = 51km
Recorridos en moto = 21km


 
Giardini Naxos
Giardini Naxos
Taormina I
Taormina I
Taormina II
Taormina II
Taormina III
Taormina III
32º día, martes 24 de mayo. Playas, Castelmola y Taormina
   

Mañana de playa, Isola Bella es la mejor, pero la verdad es que cuando hace sol y una ligera brisa en todas las playas se está bien. 12€ dos camas-hamacas y un parasol. El agua estaba fresca pero tan clara que daba gusto bañarse.

Después de un buen arroz a banda (en la Ac) y descanso nos hemos acercado, con la scooter, a Castelmola, el pueblecito que está sobre Taormina. Paisajes increíbles pues es subir al pico de una montaña, los desfiladeros, de vértigo. En Castelmola se supone que estaba la antigua acrópolis griega.

Volvemos a pasear por Taormina, vemos que el teatro griego tiene realmente unas vistas panorámicas preciosas, repito el granite de ayer y presenciamos la salida de iglesia del pendón de la Virgen María Auxiliadora que hoy celebran con música y globos en la plaza del Duomo.

Regresamos a la Ac para cenar y recoger la moto.

Ya estoy a punto de acostarme y salgo a tirar una basura. Entonces, asombrada, veo que sale fuego del cráter del Etna. Inmediatamente llamo a mi marido, es un espectáculo digno de ver, las llamas ascienden de repente, luego parece que se apagan pero al momento vuelven a crecer. Es espectacaular aunque me alegro de no estar allí durmiendo ahora.

Mañana seguiremos camino a Mesina.

 



Recorridos en moto = 28km

 
Taormina IV
Taormina IV
Taormina V
Taormina V
33º día, miércoles 25 de mayo. De Taormina al Faro de Messina y Messina, Ferry a San Giovanni
   

Esta mañana pensábamos ir hasta Mesina por la carretera de la costa pero nos la han desaconsejado por dos veces porque, nos han dicho, es una carretera muy estrecha y con muchas curvas y precipicios. Así que hemos llegado a Mesina por la autopista, la única que hemos pagado –y sólo 3 €- en la isla. Luego hemos seguido por la nacional hasta el Faro. Pensábamos quedarnos allí pero no hemos podido llegar al punto recomendado así que hemos regresado a Mesina y hemos aparcado en el parking de un gran hipermercado (hay muchos en la nacional 114, entrando por el sur de la ciudad), hemos bajado la scoter y nos hemos dedicado a recorrer la ciudad. Mesina es una ciudad rica y se nota. También se nota que fue reconstruida tras el terremoto de 1908: edificios nuevos, calles anchas y en cuadrícula. Lo más bonito es su campanario aunque no hemos llegado a las 12h del mediodía para ver el espectáculo de autómatas. La circulación, tal como esperábamos es caótica pero tomada con humor (imposible con la Auto pero sí en moto) es más leve. Una cosa sí me gusta de los conductores sicilianos: cuando ven que quieres hacer una maniobra, aunque sea totalmente ilegal, molesta, arbitraria y etc, pues se paran y te facilitan el hacerla. Por eso no entienden que nosotros si tenemos la prioridad no frenemos cuando vemos, por ejemplo, que un coche quiere desaparcar o incorporarse a la rotonda por la que ya estamos circulando. En fin, son así.

A última hora de la tarde hemos decidido coger el ferry a San Giovanni, (56 €) en el continente, porque las dos direcciones de parking que tenía en Mesina, han fallado y tampoco queríamos dormir en un supermercado.

En cambio tenía una buena dirección en Goia Tauro: en el Lungomare escuchando las olas del mar: 38,42602/15,88003.

 



Recorridos en AC = 159km
Recorridos en moto = 32km


 
Mesina I
Mesina I
Mesina II
Mesina II
Mesina III
Mesina III
34º día, jueves 26 de mayo. De Goia a capo Vaticano y Tropea
   

Bonito recorrido por el Cabo hasta llegar a Tropea. Pero mucho sufrimiento por los escandalosos socavones de la carretera. Y la basura, y muchas construcciones a medias así como fábricas abandonadas. Desde luego no estamos en la más próspera región de Italia. Y sorpresa porque Tropea es un pueblo encantador sobre un cerro que mira al amar, con un paseo a sus pies que accede a las playas. Y en un parking de este Lungomare estamos perfectamente instalados, contemplando el Strómboli levantándose en medio del mar (38,6743/15,8887). Sólo un problema si hiciera mucho calor: en el parking no hay sombra, en cambio tenemos al lado dos campings completamente arbolados.

Hemos paseado por el puzzle de callejas empedradas del casco histórico y visitado la catedral normanda y la iglesia medieval, Santa María dell’isola que se hallaba en una isla que ahora los sedimentos acumulados durante siglos han convertido en península. Por supuesto hemos comprado y comido unas cebollas rojas (dice mi marido que dulces) típicas de la región. Después de comer hemos aprovechado la playa que tenemos delante de la Ac (5€ dos tumbonas y una sombrilla) Y por la tarde hemos regresado al pueblo para comer el helado estrella: el Tartufo, inventado en el pueblo de al lado, Pizzo.

 



Recorridos en Ac = 54km
Recorridos en mot = 11km


 
35º día, viernes 27 de mayo: de Tropea a Praia A Mare
   

Hoy podemos decir que las condiciones de circulación han mejorado un poco: menos baches en la carretera y conducción algo menos agresiva. Lo difícil ha sido salir de Tropea pues si sigues el GPS igual te lleva a una carretera con un puente por el que no pasas y con 7,20m de largo no podíamos girar, sólo ir marcha atrás parando el tráfico, claro. Menos mal que, como comentaba ayer, para esto los italianos sí son buenos y te ayudan y no se quejan aunque los pares en medio de la carretera. Otra anécdota ha sucedido cuando, circulando por la carretera nacional, en un cruce en el que teníamos toda la preferencia, un coche salía sacando más que el morro con lo que como venían otros de frente no estaba claro que pudiéramos pasar. Mi marido ha parado para abroncar al intruso y que se retirara, pues bien, al ver que parábamos el individuo ha agradecido el detalle y ha acelerado pasando delante. Nos hemos reído un rato porque no era para menos.

La carretera de Tropea a Praia A Mare bordea la costa y es muy agradable, al otro lado quedan las montañas, muy verdes y a menudo coronadas por pueblecitos que parecen mirar al abismo.

A mediodía ya estábamos en destino: un “área di sosta”, Nova Playa, delante del mar, muy pequeñita pero también muy tranquila. Si no se quiere pagar hay muchísimos sitios para aparcar e incluso dormir, desde parking a explanadas delante de la playa. Aquí al lado. Pero, en esta ocasión, nosotros preferimos la tranquilidad de dejar la Ac vigilada, tener luz (aire acondicionado), sombra bajo un árbol y césped en el suelo, duchas y wifi. Todo por 15€/día. Y como estamos solos además un gran jardín.

Hasta las seis de la tarde no arrancamos la moto para ir a conocer el pueblo al que hemos llegado. Estamos a 4km del centro. Es un pueblo de veraneo con un paseo marítimo muy largo y también un paseo al lado de la carretera comarcal que lo cruza y en éste es donde se encuentran todos los comercios, bares, restaurantes y heladerías.

Hace un tiempo fabuloso y hemos disfrutado de estar en el jardín hasta que la luz, potente, que hemos colocado para poder leer, ha atraído a todos los mosquitos del barrio.

 



Recorridos en Ac = 186km
Recorridos en moto = 11km


 
36º día, sábado 28 de mayo
   

Día tranquilo. Mañana de playa de arena gris, volcánica y agua fresquita. Por la tarde excursión a Maratea, un pueblo muy curioso porque parece que esté dividido en cuatro partes: el puerto, a 5km del centro del pueblo inferiore, luego el pueblo superiore que tiene una estatua de Jesús con los brazos abiertos y situada en la punta de la montaña -la más alta de los alrededores- y otro barrio que se llama Fuimicello, de casas de veraneo. Todo entre verdes montañas y escarpados acantilados sobre el mar. Y casitas salpicadas por todas partes. El puerto deportivo es moderno y tiene atracados bonitos yates, en cambio el casco histórico es un galimatías de callejuelas estrechísimas y muchas de ellas con escaleras. Hemos visto cuatro iglesias en apenas seis calles.

 



Recorridos en moto = 51km

 
37º día, domingo 29 de mayo: Praia, Aieta y San Nicola
   

Día medio nublado. Seguimos descansando en Praia A Mare. Por la mañana café en una terracita del pueblo y luego nos hemos acercado a la isla de Dino aunque no hemos visitado las cuevas, de todas maneras me he bañado porque hacía calor y he constatado de nuevo (ya me lo pareció ayer) que el agua de este mar está muy poco salada.

Por la tarde hemos hecho una excursión en moto al pueblecito de Aieta que está en la cima de una montaña y tiene unas vistas espectaculares, además el pueblo es auténtico y tiene un palazzo del S. XVI. Pero lo más curioso es que como hoy es Corpus Cristie las señoras estaban cubriendo todas las calles del pueblo por donde pasará la procesión con sábanas blancas y en algunos puntos colocando unos altarcitos con puntillas, manteles de hilo y flores. En una calle, bajo un puente unas mujeres y unas niñas estaban haciendo un trocito de alfombra de flores. Hemos hablado con ellas y les hemos explicado que en Sitges es tradición, en estas fechas, engalanar todas las calles con alfombras de flores que cubren toda la calzada.

Después hemos charlado también con el policía municipal del pueblo (sólo debe haber uno), que, por cierto conocía Barcelona, y con uno de los muchos jubilados que nos observaban divertidos en la plaza del pueblo.

Nos hemos despedido de nuestros nuevos amigos y, siempre con la scooter –aunque la carretera permite subir en coche-, nos hemos dirigido al pueblecito de San Nicola, situado justo sobre la playa donde estamos instalados estos días. Han construido una terraza panorámica preciosa desde donde se tiene una vista magnífica de todo este litoral

 



Recorridos en moto = 49km

 
38º día, lunes 30 de mayo- De Praia a Mare a Paestum
   

Nos hemos despedido con pereza de este rinconcito que hemos encontrado, tan tranquilo y acogedor.

Atravesamos por los Apeninos y llegamos al otro lado del Parco Nazionale del Cilento. Montañas y pueblecitos apiñados trepando hacia las cumbres.

Llegamos a Paestum a la hora de comer. Nos dirigimos a un área que nos han recomendado y ciertamente es perfecta: a 300m de la entrada del Parque Arqueológico de Paestum. En la puerta del Parque hay un Parking donde también se puede pernoctar por 5€ pero sin ningún servicio y aquí por 10€ nos dan luz, wc, agua y wifi en la cafetería/restaurante. Se llama La Fattoria del Casaro (N:40,4152/E15,0044) El lugar es precioso: las Ac se sitúan entre hileras de olivos centenarios, en terreno llano y con espacio para abrir toldo; y la cafetería/restaurante tiene una terraza super agradable adonde nos dirigimos a comer el postre (un delicioso tartufo de coco y pistacho) y el café. También venden pan, quesos –sobretodo mozarella de búfalas criadas por ellos-, embutidos, olivas, vinos y licores.

Por la tarde visitamos las ruinas de Paestum que nos dejan con la boca abierta y eso que llevamos muchísimas ruinas griegas y romanas visitadas. Más tarde, con la scooter nos acercamos a la playa, de arena dorada, recorremos unos cuantos kilómetros pero es siempre lo mismo: los famosos “Lido” unos más lujosos que otros, no hay apenas paseo y detrás de la arena un bosque espesísimo de pinos altísimos. La carretera, paralela al mar, llena de baches (¡hombre hoy aún no los habíamos encontrado!) y rincones llenos de basura.

Regresamos a “nuestra” terraza de la “azienda” en la que nos hemos ubicado, nos parece el mejor lugar para terminar la tarde leyendo y tomando una cervecita.

 



Recorridos en Ac = 162km
Recorridos en moto = 50km


 
39º día, martes 31 de mayo. De Paestum a Sorrento
   

Dos horas y media para recorrer ciento tres kilómetros, de los cuales la mitad por autopista, creo que ya dicen el caos circulatorio con el que nos hemos encontrado. Otra vez la pesadilla de atravesar pueblos llenos de tráfico, de transeúntes que atraviesan la calle hablando por su portátil y sin mirar, y motos, cientos, miles de motos que nos venían impunemente de cara (por nuestro carril, claro) y se apartaban –menos mal- en el último segundo. Hemos llegado a un camping de Sorrento que nos recomendó Daniel, el colega que conocimos en Taormina, se llama Santa Fortunata (0,62743/ 14,35737) y cuesta 34€/día. ¡carísimo! Es muy grande y completamente escalonado (está incrustado en el acantilado al mar) pero pocas parcelas tienen vista. Tiene bastantes árboles y muchas “actividades”. Pero el wifi sólo en recepción y se paga aparte. A nosotros estos campings no nos gustan nada. Nos quedamos porque no tenemos más remedio. Y menos mal que la parcela que nos adjudican está bastante bien, tenemos bastante intimidad y algo de sombra, pero es casi la única con estas ventajas, vemos algunos que están como quien dice en mitad de la calle. ¡¡¡¡No recomiendo a nadie este camping!!!!

Tras almuerzo y descanso nos vamos con la moto a recorrer Sorrento. Es un pueblecito que tiene su encanto: sus callejuelas del casco antiguo (llenas de comercios turísticos) y sobretodo su situación: sobre un acantilado contempla el golfo de Nápoles con el Vesubio al fondo.

En Sorrento era donde habitaban las bellas y malignas sirenas que enamoraban con sus cantos a los marineros para hacerlos naufragar; sólo Ulises y sus remeros lograron escapar porque Ulises mandó a su tripulación que se taparan los oídos con tapones de cera y que a él lo amarraran al mástil del buque. Y así se hizo.

 



Recorridos en Ac = 103km
Recorridos en moto = 12km


 
40º día, miércoles 1 de junio
   

Lloviznaba pero hemos seguido adelante con nuestros planes: recorrer, con la moto, la costa amalfitana: desde Sant’Agata hasta Ravello.

Y al final no nos hemos mojado, incluso ha salido el sol, a ratos, hacia el mediodía.

La costa es realmente bonita, sobretodo de Positano a Amalfi. Es una cornisa sobre el mar, estrecha y con muchas curvas. Para disfrutarla de verdad y poder hacer fotos es imprescindible recorrerla en moto o en bicicleta porque de otro modo no se puede parar más que el algún pequeño mirardor y te pierdes lo mejor. Para nosotros, además, una de las “diversiones” del día ha consistido en asombrarnos y reírnos cada vez que se topaban de cara un autocar (hay muchísimos a pesar de que ocupan toda la anchura prácticamente de la calzada) y un coche, en una curva. Los autocares hemos comprobado que no ceden ni un milímetro, no deben conocer la marcha atrás, o lo parece. Siempre es el coche el que debe retroceder, subirse a las cunetas y, si pudiera, a los árboles. Cuando coinciden dos autocares entonces ya se para el tráfico un par de kilómetros y las maniobras son de calcular el milímetro. Vamos que con la Ac no paso por esta carretera ni loca.

Hemos llegado a Positano y nos ha sorprendido muy agradablemente, con sus casas apiñadas en la ladera de la montaña, cayendo hacia el mar. Cierto que las calles son una locura de estrechas y empinadas, normalmente de un único sentido de circulación y sin aceras; los bares y restaurantes que tienen “terraza” en la calle se protegen con barandillas de hierro colado, por si acaso. Bastantes calles son sencillamente escaleras. Hemos oído , y al fin visto, una ambulancia. Pobre del que la necesitara porque ha tardado un muy buen rato en llegar a destino. Las calles principales están bordeadas por tiendas, muchas de ellas de joyería y complementos de lujo, y restaurantes. La playa, en cambio, es pequeña, de arena gris y está llena de sombrillas. Eso sí, el agua es completamente transparente.

El tramo más espectacular en cuanto a vistas son los dieciséis kilómetros que separan Positano de Amalfi.

Amalfi la verdad es que nos ha decepcionado un poco. Quizá esperábamos demasiado. Estaba abigarrado de gente, apenas podíamos fotografiar el Duomo porque hasta las escaleras que la preceden porque estaban invadidas de gente comiendo. Esta catedral es el edificio más espectacular de Amalfi y, a partir de la plaza del Duomo salen las calles principales llenas de tiendas de souvenirs y restaurantes. Lo que impresiona de Amalfi es saber que en otro tiempo fue un importantísimo puerto con una población de más de 70.000 habitantes pero en el 1343 un terremoto hundió casi toda la ciudad y sus habitantes. Terrible.

Almorzamos en un restaurante que recomienda la guía Lonely Planet y que nosotros no recomendamos en absoluto, “Il Mulino”.

Seguimos carretera hacia Ravello, un pueblecito que se ubica en lo alto de una de las colinas que dominan Amalfi. Es coqueto y tiene buenas vistas; ahora, además, es famoso por los conciertos que organiza en verano.

A continuación regresamos a Sorrento por donde hemos venido disfrutando así del paisaje desde la orientación contraria.

 

 



Recorridos en moto = 88km

 
41º día, jueves, 2 de junio. En Ferry a Capri
   

El ferry a Capri debe ser el mejor negocio del entorno. Ida y vuelta 70,20€ (los dos) en el rápido porque el ferry “oficial” que cuesta 56€ (dos) sólo tiene cuatro salidas al día y las dos de la mañana ya habían partido cuando hemos llegado al puerto, hacia las diez de la mañana.

Pero la verdad es que no nos arrepentimos de haber ido porque Capri es, sencillamente, precioso. Tiene una clase y un “glamour” como pocos y lo único que sobra es turistas paseando por las calles. Miles de turistas. Quizá hemos tenido la mala suerte de coincidir hoy con dos cruceros que han vaciado sus pasajes en la isla.

Aparte de esto, las aguas son de un azul cristalino, las mansiones que se dispersan por las colinas son suntuosas y las flores abundan por doquier.

El ferry te desembarca en el puerto de Marina Grande donde ya hay algunas cafeterías, restaurantes y tiendas de souvenirs, pero desde allí hay que subir al centro de Capri y para ello se dispone de: un funicular con una cola enorme, un taxi carísimo o un autobús (linea 2, al lado de la línea 1 que va a Anacapri) que está en un rincón y que apenas ningún turista conoce por lo que no hay cola. Vale lo mismo que el funicular: 1,80 por persona y trayecto. Y lo hemos cogido. Ha sido muy divertido porque era como haber cogido una atracción de esos coches que se deslizan a toda velocidad por unos toboganes. Pero nosotros íbamos cuesta arriba, casi rozando la pared, a veces chocando con plantas y flores que colgaban de los muros laterales; a toda velocidad; ocupando más de la mitad de una calzada de dos direcciones… ¡y hemos llegado sanos y salvos!. A partir de ahí todo han sido paseos por callejuelas encantadoras, vistazos a moda italiana de lujo, galerías de arte, antigüedades, restaurantes… Hemos comido muy bien y después de otro paseíto hemos regresado a Sorrento.No hemos cogido el teleférico ni nos hemos acercado a Anacapri porque para todo había unas colas inmensas y nos daba pereza. En cuanto a la gruta azul, en Cabrera tenemos “Sa Cova Blava” (la cueva azul) en la que nos hemos bañado muchos veranos.

 



Recorrido en moto = 12km

 
42º día, viernes, 3 de junio. De Sorrento a Pompeya
   

Una hora y media, casi dos para recorrer 29km. ¿Qué debe ser en plena canícula? No quiero ni imaginarlo. Llovía bastante cuando hemos recogido pero poco a poco ha ido despejando. Nos hemos instalado en el camping Spartacus (N:40,7468/14,4839) Hay tres campings uno al lado del otro, el que más árboles tiene es el nuestro pero también es más antiguo aunque esto nos da igual. La recepción es muy amable, tiene un pequeño supermercado, abierto (ideal para el pan del desayuno) y un restaurante donde, por supuesto, sirven pizzas. Es económico (21€/día) y está super bien ubicado: delante de la entrada de las ruinas de Pompeya, al lado de la salida de excursiones al Vesubio y a 25km de Nápoles que en moto no es mucho (el tren está también el lado).

Después de comer nos vamos a las ruinas de Pompeya. Es una de las visitas que más ilusión me hacían de este largo e intenso viaje. Y no me han decepcionado. Me impresionó mucho un libro que leí sobre la desaparición de Pompeya bajo la erupción del Vesubio cuando era muy jovencita y hoy he podido, al fín, ver lo que entonces imaginé. El estado de conservación de la ciudad es lo suficientemente bueno como para poder recrear lo que fue. Lo único malo es la inmensa cantidad de turistas que lo visitan. Las horas nos han pasado volando aunque el sol apretaba. Pero hemos disfrutado.

 



Recorrido en Ac = 29km

 
43º día, sábado 4 de junio: Nápoles
   

Otro día de sol y calor moderado. En moto, atravesando todo el tiempo pueblos, hemos recorrido 26km para llegar al centro de Nápoles, a la plaza Gesú Nuovo donde está la Oficina de información turística. Con un plano en la mano hemos recorrido la famosa calle Via S. Biagio di Librai, llena de tiendas de todo tipo, no precisamente de souvenirs, aunque también las hay; muchas pastelerías, tavola calda, joyerías, artesanías, y también farmacia, ferretería, colmados… una calle muy viva con grandes iglesias y palazzos ahora reconvertidos en pisos y en cuyo patio central han construido ascensores vistos que suben a los pisos superiores. Al llegar al cruce con el Vico Panietieri (calle perpendicular a la Via Duomo) hemos quedado sorprendidos porque estaba aún más abarrotada de gente y es que en esta calle se concentran la mayoría de tiendas de imaginería, preciosas figuritas, pesebres, payasos y vírgenes.

A mediodía hemos ido a comer una pizza al famoso Da Miquele, y nos han dado el turno para al cabo de no sé cuántas horas porque teníamos ¡¡¡cuarenta y seis personas delante!!!. Estábamos pensando qué hacer cuando nos ha sorprendido un silbato insistente acompañado de la potente voz del silbador anunciando pizzas sin hacer cola. Era el dueño del local de enfrente… donde finalmente hemos comido una pizza buenísima aunque a mi me gustan más las romanas porque tienen la pasta más fina. Dicen los napolitanos que la pasta más gruesa es más digestiva pero yo prefiero la fina.

Tras otro paseo por el centro histórico hemos seguido paseando en moto, dando vueltas por la ciudad para ver los diferentes ambientes y monumentos: la Piazza Garibaldi, el Duomo, la Vía Umberto I, el Castel Nuovo, la Plaza de Trieste y de Trento, el Lungomare (sin interés).

El camino para llegar de Pompeya a Nápoles ha sido, también muy interesante: en Caserta hemos visto (aunque no entrado) el magnífico palacio que se hizo construir nuestro rey Carlos III; en Torre del Greco unas mansiones o palazos, como las llaman aquí, increíbles de grandes y bonitas… si no estuvieran completamente abandonadas; hemos visto una, reconvertida en hotel de lujo, preciosa, lo que ocurre es que a su alrededor todo era porquería y miseria. Supongo que los clientes deben salir del hotel siempre en coche. Porque el caos circulatorio de Nápoles no lo parece tanto cuando se viene de Sicilia. Quizás lo que más me ha sorprendido esta vez ha sido ver muchas motos con niños pequeños, ya sea delante del conductor, de pie, ya en medio de los padres (o sea, tres en la moto) y en muchas ocasiones sin casco. El colmo ha sido una mujer con sus dos hijas ya creciditas, las tres con casco. Menos mal

 



Recorridos en moto = 63km

 
44º día, domingo 5 de junio: Vesubio
   

Hemos ido de excursión al Vesubio. Se puede ir con la Auto con un autocar de línea hasta un parking y luego, pagando un guía, subir hasta el cráter. Pero nosotros hemos optado por la opción de excursión “todo incluido” por 24€/pax. Sale de la acera de enfrente de la estación de tren de Pompeia y cuando llega a la base de la montaña cambias de vehículo y subes en 4x4 por unos caminos de barro y tierra que ofrecen unas vistas magníficas de la bahía de Nápoles.

Llegan a una explanada y hay que subir a pie más o menos un kilómetro de subida bastante pronunciada. Y se llega al cráter. Es enorme pero la verdad es que no impresiona nada porque todo el tiempo se ven florecitas y plantas, mucha gravilla, incluso dentro del cráter ha crecido vegetación a pesar de que también se ven zonas en las que sale humo ininterrumpidamente. Un guía te explica en tu idioma -los saben todos- las últimas erupciones del volcán y sus consecuencias, cómo controlan el estado del volcán y otras curiosidades. Después puedes caminar alrededor del cráter pero es más de lo mismo. Y regreso.

Tarde tranquila mientras cerca de nosotros, en la entrada a las ruinas de Pompeya, hay un movimiento de autocares y coches realmente abrumador. Claro que ayer, paseando por la marina de Nápoles vimos que había atracados cuatro grandes cruceros… y en algún sitio han de estar estos turistas.



 
45º día, lunes 6 de junio
   

De salida hemos cogido la autopista para no atravesar por en medio de Nápoles, pero enseguida la hemos dejado para circular por la carretera de la costa, la S7 que luego enlaza con la que era la Via Appia de los romanos.

Hacia las doce hemos llegado a una playa preciosa con un parking gratuito (41,2562/13,4394) en el municipio de Sperlonga. Nos hemos dirigido al chiringuito (a la derecha) “Il Veliero” y allí además de tomarnos un café nos han alquilado dos tumbonas por 14€/día. En la playa hemos entablado conversación con una italiana muy simpática que nos ha recomendado la cocina de “Il Veliero” así que nos hemos decidido a comer unos spaguetti ale vongole que han resultado riquísimos.

Hacia las cuatro y media hemos seguido camino (hubiéramos podido quedarnos en el parking y pernoctar allí pero queríamos ir al supermercado) hacia Terracina. Tras la compra hemos ido al punto de estacionamiento y pernocta recomendado (41,2851/13,2547) al lado del puerto, un parking estupendo si no fuera porque hoy había una feria con todo tipo de atracciones, justo pegadita al lado.

Hemos seguido camino hasta una playa (41,3839/12,9172) donde estamos tres autos. La playita es pequeñita y está muy descuidada, con montones de basura, cristales.. en fin, que nos hemos quedado dentro de la auto. Una pena porque es un rincón bonito.

Parece que las carreteras han mejorado y la manera de circular también.

 



Recorridos en Ac = 196km

 
46º día, 7 junio, martes. Roma
   

No deja de sorprendernos la dejadez de las carreteras, la cantidad de basura, los baches. Ayer decía que había mejorado todo, pues hoy ha sido fatal y eso que estábamos a poquísimos kilómetros del centro de Roma. Increíble.

Hemos llegado pronto a destino: un oasis en medio de la ciudad, a pocos metros del Coloseo. Se trata de un taller de reparación de coches que tiene un jardín enorme, con árboles y algo de césped, terreno plano. Ofrecen parking por 20€ y luz 4€. No tienen aseos, sólo agua no potable y vaciado. Pero es muy tranquilo y céntrico.

Hemos bajado moto y tras hacernos con un buen mapa hemos trazado ya el itinerario de los paseos, en moto, claro. Ya conocemos Roma de otros viajes así que vamos a limitarnos a pasear, vamos a disfrutar de recorrer Roma con nuestra scooter en lugar de andando, taxis y autobuses de otros viajes. Disfrutar del ambiente tomando cafés y granizados en las terrazas o paseando por las zonas peatonales.

Hoy hemos estado por las zonas de Plaza España y sus tiendas lujosas, la Plaza del Popolo, con obras y la Fontana de Trevi, tan a rebosar de gente que hasta era difícil fotografiarse, había que ir por turnos. Paseando por Via del Corso hemos constatado que hay muchas más zonas peatonales que hace unos años, lo cual resulta muy agradable para el visitante.

 



Recorridos en Ac = 84km
Recorridos en moto = 19km


 
47º día, 8 junio, miércoles. Roma: Foro, Trastevere, Vaticano y Pza Navona
   

Día intenso y muy productivo gracias a la moto. Además era un alivio moverse con la moto en lugar de andando pues hoy ha hecho mucha calor. Eso sí: como previsto a la una del mediodía en punto ha caído un chaparrón. Pero como lo sabíamos ya estábamos a cubierto.

Hemos visto mucha policía e incluso el ejército movilizado vigilando todas las zonas turísticas. Para entrar en el Vaticano tenías que pasar un control en el que te miraban hasta el bolso. Pero la policía estaba también el el Trastevere, en la plaza Navona, etc etc.

Roma me gusta, es una ciudad viva, alegre, con mil y un rincones para soñar.

 



Recorridos en moto = 34km

 
48º día, 9 junio, jueves. De Roma a Bagnoregio y Bagno Vognoni en el término de San Quirico d’Orta.
   

No habíamos acabado de desayunar que ha empezado a llover así que hemos recogido todo y nos hemos despedido de Roma. Bueno, es un decir porque salir del centro de la ciudad nos ha costado más de una hora y media. De hecho los 2’5km centrales nos han ocupado exactamente una hora. Los GPS del coche se empeñaban en que atravesáramos el centro cuando la circulación para vehículos no residentes está totalmente prohibida. Así y todo no sé si hemos cometido infracción pues hemos acabado en el atasco de la ribera del Tiber.

Tarde pero hemos llegado a almorzar a Bagnoregio. Parking 42;6279/12,0865 para las Acs 7,5€/día, a 2km de la entrada al pueblo antiguo. El interés de este pueblecito está en que de hecho hay dos pueblos: el antiguo, ubicado sobre un pequeño cerro, ocupando toda su cumbre y al que se accede por un puente peatonal de casi 1km. Hay que pagar 1,5€/pax para acceder al mismo pero es un pueblecito medieval precioso, aunque, la verdad, para nosotros que hemos tenido la suerte de ver pueblecitos medievales preciosos lo mejor de éste, lo que lo distingue es su ubicación y, por tanto, la foto más bonita es la que se puede hacer desde el belvedere del pueblo nuevo o bien al inicio del puente. Bajamos moto para llegar al centro y pasear. El pueblo nuevo está muy limpio y cuidado y tiene casa típicas italianas bonitas, además está ubicado todo él en eun entorno de valles y montes verdes preciosos. Estamos cerca de la famosa región de La Toscana y ya se nota.

Excepto en las carreteras que siguen siendo horrorosas de baches y estrechas.

Seguimos dirección Siena con la intención de quedarnos en un Parking recomendado por su ubicación y tranquilidad (y gratis). Se pone a llover , tronar y relampaguear con ganas. A media tarde y tras un desvío de carreteras incomprensible (de más de 30km, creo que nos hemos perdido) hemos llegado a Bagno Vignoni en el término municipal de San Quirico d’Orta. (43,0298/11,6203) Nos llevamos un susto: vemos que la cama trasera está muy mojada: ha entrado agua por la ventana del techo, secamos lo que podemos, cambiamos sábanas y por suerte el colchón principal está seco, lo han salvado los protectores. Por suerte para de entrar agua y parece que podremos dormir ahí esta noche.

Para de llover un ratito y lo aprovechamos para acercarnos al pueblecito que resulta ser una joya: tiene cuatro calles pero todas adoquinadas, con casas preciosas y una piscina termal, descubierta, enorme, en el mismo centro. Es curioso ver cómo sale el humo y llueve al mismo tiempo.

 



Recorridos en Ac = 209km
Recorridos en moto = 5km


 
49ºdía, 10 junio, viernes. Siena y llegada a San Giminiano
   

Hoy no ha llovido y ha predominado el sol sobre las nubes. Esto ha hecho que pasáramos mucho calor visitando Siena que es una ciudad con una plaza alucinante de bonita. Todo el casco histórico es medieval con rincones muy auténticos, por ejemplo pasajes para carretas, calles que atraviesan casas por debajo, calles empinadísimas…

Para llegar al centro hay que dejar la Auto fuera. Lo mejor, aunque caro, es el parking para Autobuses y campers (43,31423/11,31753), tiene llenado y vaciado y también wc. Además por las mañanas hay navetes turísticas que te llevan al pie de las escaleras mecánicas que te dejan en el centro histórico. Es práctico pero cuesta 20€/día, aunque sólo te quedes unas horas.

Nosotros para dormir nos hemos ido a San Giminiano.

El paisaje es como el de las postales: ondulado, verde, salpicado de viñedos y muchos cipreses. Es curioso ver un monte verde, de hierba rasada y una casa toscana –cuadrada o rectangular pero con tejado a cuatro aguas y de ladrillo rojo- en medio rodeada de árboles.

En San Giminiano, tras ver el área de Sta Lucía llena de Acs, todas bastante apretadas, y ver que en el camping nos piden un dineral hemos encontrado a sólo 2km del centro el área Sta Chiara, que por 22€ es como un camping, con luz, duchas (cutres, la verdad) etc. Sólo le falta el wifi. Tiene servicio de navete al centro. La recomiendo mucho. (43,45508/11,03493)

 



Recorridos en Ac = 100km

 
50º día, 11 junio, sábado. San Giminiano y Volterra
   

Hemos pasado la mañana en San Giminiano y la tarde en Volterra, a tan sólo 27km uno de otro, que hemos recorrido en moto.

San Giminiano nos ha gustado mucho, el que más. Con sus altas torres, ofrece a lo lejos un sky line que recuerda más a una ciudad estadounidense que a una toscana, y es que hubo un tiempo en que construirse una torre en la casa (torre que no se utilizaba para nada) era señal de prestigio. Y aún quedan unas cuantas en pie. Todo el centro histórico es peatonal, muy limpio y cuidado y llenos de tiendas, bares, heladerías y restaurantes. En la plaza principal, la Piazza de la Cisterna, he comido el mejor helado de mi vida (y llevo unos cuantos comidos porque me encantan). Es una delicia recorrer las antiguas callejuelas medievales y contemplar la vista desde el belvedere de la ciudad.

Volterra es quizá más pueblo, menos escaparate turístico, pero no tan bonito. Lo más impresionante es su plaza del Priori, una plaza medieval realmente preciosa. Y la ubicación del pueblo: sobre un acantilado y rodeada de murallas.

Disfrutamos también del recorrido entre los dos pueblos, el paisaje toscano es relajante y sugerente.

 



Recorridos en moto = 68km

 
51º día, 12 junio, domingo: Lucca
   

Llegamos a Lucca las 12h31’ y el área ya está cerrada hasta las 14’30h Aprovechamos para verla y como nos gusta (43º51’00’’/10º29’09’’) nos quedamos en la entrada a almorzar esperando que abran. Es un área como un camping y cuesta 25€/día con luz y todos los servicios. Tiene un punto de wifi gratis. Las plazas son justitas pero los baños muy limpios y amplios.

Tras instalarnos nos vamos con la moto a pasear Lucca. Recorremos la muralla que encierra el casco histórico y aparcamos en una de las entradas pues el centro es peatonal. Lo recorremos todo durante horas, a veces sudando porque va saliendo el sol y entonces hace calor. La ciudad donde nació y vivió Puccini, el autor de tan maravillosas óperas, es una ciudad bonita y muy animada, a pesar de ser domingo está a rebosar y todos los comercios abiertos ¡todos!. Lo que más nos llama la atención es la plaza del Anfiteatro pues han construido casitas artededor de toda la plaza elíptica. La catedral y la iglesia de San Michele son también llamativas con su fachada de mármol.

 



Recorridos en Ac = 88km
Recorridos en moto = 8km


 
52º día, 13 junio, lunes. De Lucca a Pisa, Marina de Pisa y La Spezia
   

Esta mañana he conducido yo la auto de Lucca a Pisa mientras Isidro me seguía con la moto, como eran sólo veinte kilómetros no valía la pena cargarla y por otra parte queríamos poder utilizarla en Pisa.

Un sol espléndido (y calor) nos ha permitido apreciar bien la famosa torre de Pisa. Es más bonita de lo que me imaginaba, más bonita que en las fotos y también se aprecia más su inclinación. Me ha gustado mucho visitarla así como el Duomo y todo el recinto en el que se ubica la torre. Y Pisa es una ciudad tranquila, limpia, acogedora, con casas muy bonitas. Hemos ido a almorzar a La Marina, delante del mar y la playa estaba bastante concurrida, por ser lunes y aún junio. Pero era una playa de guijarros y no nos ha apetecido quedarnos.

Hemos seguido costeando hasta La Spezia, unos cuantos kilómetros (unos veinte o más) por un paseo amplio, precioso, al lado de la playa. Como nos dirigíamos hacia el Norte teníamos el mar a la izquierda pero apenas lo veíamos porque entre el paseo y la arena estaba absolutamente todo ocupado por los “lidos”, aquí construcciones bonitas de obra, nada de chiringuitos. A nuestra derecha casas unifamiliares, con jardín, casi todas preciosas, a nosotros las que más nos gustaban eran las típicas italianas, pintadas de granate con sus persianas verdes pero también había algunas modernistas, neoclásicas… la mejor zona es la de Marina di Pietrasanta.

Hemos llegado a La Spezia y nos hemos dirigido al área recomendada en via San Bartolomeo (44,10420/9,85908), es un parking con hierba que ofrece además de vigilancia agua y vaciado, todo por 6€/día. Si tienes suerte –como nosotros- puedes aparcar a tres metros del vecino y bajar sillas y mesa (alguno hasta toldo) pero eso dependerá de si está lleno o no.

Hemos bajado moto y llegado hasta el centro peatonal (4km desde el parking) y paseado un ratito. Hemos tomado una cervecita en una terraza y nos han traido , sin coste, patatas fritas, cacahuetes y un plato con “tapas” del país: un trocito de tortilla de arroz, tres rebanaditas de pan, una con salmón, otra con pesto y la tercera con mortadela y tomate. O sea una buena merienda y hemos pagado 6,5€. Sorprendente.

Ahora ya se nota que estamos en el Norte, la conducción es casi la “normal”, no hay montones de basuras acumuladas en las cunetas y tampoco se ve venta ambulante. Lo que sí se ve es bastante inmigrante africano.

 



Recorridos en Ac = 118km
Recorridos en moto = 52


 
53ºdía, 14 junio, martes. En Moto a Cinque Terre: Riomaggiore y Portovenere
   

Esta noche ha diluviado pero por suerte no ha vuelto a entrar agua por la ventanilla del techo. Aunque por la mañana estaba muy nublado hemos decidido seguir con nuestros planes y visitar los pueblos de Cinque Terre con la moto.

La carretera sale de La Spezia y es buena, como una comarcal de las nuestras con doble carril suficiente y sin demasiados baches. A los pocos kilómetros, cuando ya se llega a la vertiente que da al mar, se empiezan a apreciar los campos cultivados en pendientes que ni las cabras ¡son tremendas!, las terrazas construidas piedra a piedra son estrechas por lo que tras un trabajo inmenso se ganan unos cuantos, pocos, metros de cultivo. Principalmente viñedos. Lo que también se aprecia son los sistemas de desplazamiento, tanto de personas como de materiales, que han construido los lugareños: poleas, trenecitos, vagonetas…Hemos llegado sin problemas al primer pueblo Riomaggiore. La moto hay que dejarla en la entrada (olvidarse de venir en Ac) y luego caminar por una calle con una pendiente tremenda (y todo lo que se baja luego hay que subirlo) que llega hasta el mar. Pero vale la pena. Es un pueblecito precioso con casas de colores, muy estilo italiano ahora la mayoría apartamentos turísticos.

Cuando hemos querido seguir hacia Manarola nos hemos encontrado con la carretera cortada y en la Oficina de Información de Riomaggiore nos han dicho que hasta dentro de dos o tres días no se podría pasar porque ha habido deslizamientos de rocas y lo están arreglando. Sólo se puede llegar a los pueblos en tren.

Decidimos entonces que ya tenemos motivo para regresar a estas tierras tan bonitas y que hoy lo que haremos será visitar Portovenere. ¡Y qué gran acierto! Es un pueblecito precioso, fácil de caminar, con una iglesia preciosa del S XII, los restos de un castillo y restos de las murallas que protegían la ciudad. Está situado a resguardo del mar abierto, sobre un promontorio rocoso pero con suaves pendientes y con vistas al golfo de los poetas. Callejuelas estrechas en pendiente o de escaleras, casas de color pastel y buenos restaurantes. Almorzamos en “La Medusa”, en la callejuela interior que discurre paralela a la del puerto, buenísimo todo y no caro.

Por la tarde regresamos a La Spezia, yo aprovecho para ir a la peluquería y luego volvemos a pasear por la calle peatonal y al bar de ayer donde regalan tantas “tapas” así nos conectamos al wifi pues hoy hemos estado sin conexión todo el día. La previsión del tiempo sigue siendo mala para el resto de la semana así que me temo que llegaremos a casa antes de lo previsto.

 



Recorridos en moto = 64km

 
54º día, 15 junio, miércoles. Riviera de Levante: Rapallo, Marherita Ligure, Portofino y Camogli
   

Menos mal que somos valientes y las predicciones de mal tiempo no nos acobardan porque hemos podido disfrutar de pasear por unos pueblecitos que nos han entusiasmado. Sobretodo Portofino, un pueblecito muy pequeño ubicado en una calita pequeña y que se ha conservado precioso porque hace muchos años que no dan permisos para construir. Un pueblo de mucho nivel: dinero y buen gusto unidos. Llegar a Portofino no es fácil, excepto en moto y/o bicicleta, aún así hay que dejar el vehículo en la entrada pero no hay problema porque es fácil de caminar, sin grandes pendientes. Sorprenden tantas joyerías en tan pocos metros cuadrados, los barcos anclados en el puertecito son yates preciosos y no es raro ver aparcados en la entrada ferraris y maserattis y algún chófer esperando al lado del coche. Por supuesto restaurantes con terracita al borde del mar con amplia oferta de pescados y mariscos aunque no faltan tampoco las pizzas.

Nosotros nos hemos instalado en un parking de Santa Margherita Ligure (44,336178/9,195305), cuesta 7,5€/día y es enorme pero también con mucho tránsito de autocares. Es desangelado y feo pero práctico aunque no nos quedaremos a dormir.

Los otros pueblos que hemos visitado son más grandes y cada uno tiene su particular encanto. El más grande y quizás menos interesante es Rapallo pero tiene un puerto deportivo importante y ofrece muchos servicios. Santa Margherita de Ligure es una monada con unas mansiones preciosas estilo italiano, algunas reconvertidas en apartamentos pero conservando intacta la fachada. Tiene sus callecitas peatonales con oferta de restaurantitos y comercios de toda clase; además del Lungomare que tiene de todo y bonito. Y en cuanto a Camogli es el puertecito más auténticamente pesquero. No se puede llegar motorizado a la primera línea de mar a la que se accede por callejones y tiene una playita de guijarros negros, hoy muy castigada por el oleaje.

Ha sido, pues, un día muy provechoso aunque las fotos tengan un cielo emborronado en lugar de azul.

Para dormir nos hemos ido a un parking en medio de la montaña, entre Santa Margherita y Camogli, en la entrada al pueblo de San Roco (44,3328/9,16549) de pago sólo fines de semana.

 



Recorridos en Ac = 92km
Recorridos en moto = 43km


 
55º día, 16 junio, jueves. Riviera de Poniente hasta Imperia y autopista a Fréjus (Francia)
   

Nos han despertado a las siete y media unos camiones que han venido a descargar sus materiales a nuestro parking, como no entran camiones grandes en el pueblo, vienen hasta el parking y descargan en camiones pequeñitos.

Hemos pasado Génova utilizando la autopista para no meternos en líos, pasada la ciudad hemos salido y cogido la carretera nacional que aquí es la vía Aurelia (vía romana). Hemos recorrido la costa pueblo a pueblo y realmente nada que ver con la otra orilla. No es que sea feo pero es menos accidentado y todo es más sencillo, ha desaparecido el glamour italiano.

Todo el día ha estado muy nublado y fresco y después de comer, cuando debíamos instalarnos y salir a pasear, se ha puesto a llover, por esto hemos decidido seguir viaje, despedirnos ya de Italia e iniciar el regreso.

Hemos llegado a Fréjus y el parking de Acs al que nos hemos dirigido estaba lleno. Como hemos visto un área comercial hemos decidido relajarnos paseando un poco y al mismo tiempo conectarme a internet para consultar otras posibilidades de parkings. Así lo hemos hecho pero cuando ya nos íbamos, como habíamos dejado la Ac aparcada en una tranquila calle allí cerca, hemos decidido no movernos.

 



Recorridos en Ac = 299km

 
56º día, 17 junio, viernes. De Fréjus a Six fours plages (Toulon)
   

Hemos dormido muy bien en el callejón de Fréjus, ningún ruido ha perturbado nuestro descanso. Y hoy por fin un buen día de sol, aunque el aire es fresquito lo cual preferimos porque así no sudaremos. Circulamos por la carretera de la costa: St Maxim, St Tropez, luego nos desviamos al interior para no pasar por la corniche que va hasta Le Lavandou porque como advierten máximo 2’5 de ancho ya imaginamos cómo será la carretera y no queremos sufrir. Además resulta que esta carretera interior, poblada por abundantes bosques de pinos, castaños y alcornoques, es preciosa. Llegamos a Hyères, primer pueblo de la Costa Azul y, como veremos, último porque al otro lado de Toulon ya nada es igual, hay playas y muchas casas, de hecho parece una enorme, inmensa urbanización de casitas de veraneo, cuidadas y limpias. Y las playas son de arena dorada y fina pero no tienen encanto..

Llegamos a la granja-camping (43,0781/5,81164) que hemos localizado pero sólo nos podemos quedar un día o nos tenemos que cambiar de sitio y ponernos en uno fatal. Nos iremos mañana. Aprovechamos la tarde para descansar y tomar el sol aunque también nos llegamos al pueblo (pequeño y sin ningún interés) y las playas dando una vuelta con la moto.

 



Recorridos en Ac = 105km
Recorridos en moto = 18km


 
57º día. 18 de junio, sábado. Six Fours – Salon de Provence - Montpellier
   

Tampoco hoy tenemos buen tiempo así que seguimos ruta hacia casa. Siempre paseando por carreteras comarcales llegamos Salon de Provence a la hora de comer, hay un área (43,6286/5,1537) en el pueblo de Pellisane (al lado de Salon) es gratis y tiene servicios (de pago) aunque nosotros no necesitamos nada. La región de La Provenza es toda muy bonita con sus casitas color arena y persianas de librillo azules.

Por la tarde seguimos hasta Montpellier y llegamos al Chateau de Fourques, en Jouvignac, es una casa rural con viñedos que ofrece acampada gratis aunque no tiene ningún servicio. Si quieres puedes hacer una cata de vinos y comprarles alguno. Cuando llegamos ya hay una Ac pero al final de la tarde ya estamos “completos” pues sólo caben cuatro. Es un lugar muy agradable y tranquilo pero lo mejor de estas áreas es que solemos encontrarnos viajeros que buscamos tranquilidad y un buen paisaje.

 



Recorridos en Ac = 238km

 
58º día, 19 de junio, domingo. Montpellier – Argelès - Sant Feliu
   

Como era de esperar hemos tenido una noche tranquilísima y un despertar agradable en medio de la naturaleza.

Tras el desayuno nos despedimos de nuestros vecinos y también de los amables anfitriones.

Siempre por nacionales nos dirigimos hacia el Sur pensando almorzar en algún lugar cerca del mar y quizá quedarnos en un camping de Collioure un par de días.

A la hora de comer estamos estamos en Argelès y aunque no podemos aparcar en ningún sitio de playa, sí que encontramos un parking a la sombra en la avenida principal del pueblecito.

Hace mucho viento así que, aunque nos acercamos a Collioure decidimos regresar a casa pues no le vemos sentido a instalarnos si no podemos aprovechar unos días de playa y de descansar en el exterior de la Ac.

Llegamos a casa sin problemas a media tarde.

 

¡Fin de viaje!



Km = 376

 
Gastos
   

       

 

Ferrys 669 €
Campings 642 €
Gasoil 757 €
Gasolina 80 €
GLP 33 €
Peajes 86 €
TOTAL  2.267 €

 

       

  

                      

     

        



 

Viajar en Autocaravana
Con el soporte de Autosuministres Motor, S.A.



© Viajar en Autocaravana, 2006