Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: Escapada al Parc national des Pyrénées
  Escapada al Parc national des Pyrénées

En el verano de la pandemia hemos renunciado al tradicional viaje de vacaciones (la primera vez en más de 30 años) y hemos optado por la prudencia y limitar al máximo la movilidad. No obstante nos hemos permitido una corta salida en autocaravana para conocer uno de los lugares más bellos de los Pirineos: el cirque de Gavarnie y algunos de sus alrededores.

Toni de Ros. agosto 20120
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)
El Pont d'Espagne


Jueves, 20 de agosto: Cautetets - Pont d’Espagne - Monzón 267,6 km (acumulados 834,1)

Nos decidimos: nos levantamos a las 7 y a las 8 en punto salimos del área y enfilamos la carretera que pasa justo encima. Vemos que van subiendo algunos coches pero pocos, no tiene por qué haber problema.

La subida ya la conocemos en su mayor parte, fuertes rampas y carretera zigzagueante con numerosa curvas de 180 grados. Vamos solos, sólo llevamos un coche a la cola.

Arriba nos encontramos una barrera donde sacar ticket de parking, luego un inmenso aparcamiento donde ya hay muchos coches pero no llega a la mitad de ocupación. Me llama la atención que hay muchas autocaravanas y algunas parece que hayan pasado la noche aquí, pero no puedo asegurarlo. Está expresamente prohibido.

Hay una zona específica para autos con plazas señaladas, muchas plazas libres por lo que aparcamos bien sin problemas.

Convenientemente equipados con bastones, agua, fruta y frutos secos emprendemos la subida a pie hacia el lago de Gaube. El telecabina y el telesilla no empiezan a funcionar hasta las 9 y apenas son las 8:45. Paramos primero en el Pont d’Espagne para tomar la foto del espectacular salto de agua. Luego nos enfrentamos a las fuertes rampas de un sendero pedregoso bien acompañados de una multitud de entusiastas excursionistas. Es lo que hay, es un sitio muy popular, de fácil acceso y estamos en agosto, la gente está asegurada con pandemia o sin ella.

Desde el Pont d’Espagne marca 1 h de camino, y esto es exactamente lo que tardamos nosotros a paso muy tranquilo pero sin detenernos. El camino es simplemente precioso a pesar de la dura subida. Un frondoso bosque de coníferas centenarias que intentan incar sus raíces en el suelo de roca a la búsqueda de la más ínfima porción de tierra fértil. Al llegar al lago se despliega ante nuestros ojos el espectáculo de la naturaleza pura: un lago de aguas turquesas y el Vignemale presidiendo la escena. Al otro extremo del lago se divisa un claro del bosque y una bonita pradera, y hacia alli va todo el mundo por un pedregoso sendero que bordea toda la cara del lago. Nos detenemos en la única roca solitaria que encontramos para tomar un refrigerio disfrutando de la soleada mañana y sacar algunas fotos de recuerdo.

En la pradera campan numerosas familias con niños que juegan, se mojan los pies y tiran piedras al lago para enfado de pescadores, pero aún así el lugar es precioso y se entiende tanta afluencia.

Emprendemos el camino de regreso casi pidiendo permiso a los que vienen de frente, ya hace rato que funciona el telesilla y la cantidad de gente aumenta por momentos.

La bajada castiga un poco más nuestras maltrechas rodillas pero a las 12:15 estamos de nuevo en la autocaravana, y amigos, ¡qué privilegio poder tomar una ducha, una cervecita fresca y una comida decente en el mismo parking. Creo ver alguna mirada de envidia entre los que pasan a nuestro lado. Obviamente se trata de un parking, por lo que toda la actividad la llevamos a cabo sin salir de la autocaravana, pero con la puerta y las ventanas abiertas se está más que bien.

Dspués del merecido descanso y muy satisfechos del día y del viaje en general, emprendemos lo que será la primera parte del viaje de regreso, queremos dormir esta noche en Monzón para llegar mañana por la mañana a casa, donde nos esperan un par de compromisos.

Recorremos una vez más las carreteras que ya hemos trillado varias veces, hoy hace un día de sol espléndido y a medida que vamos perdiendo altura el termómetro va subiendo grados. Cuando ya se acerca peligrosamente a los 30º conectamos el aire acondicionado y se hace soportable, pero llegamos a una temperatura exterior de más de 35º.

Por suerte la temperatura baja cuando empezamos a subir de nuevo hacia el túnel de Bielsa, y cuando empiezan las fuertes rampas ya podemos desconectar el aire con lo que el vehículo va más alegre.

pasamos e nuevo el túnel, esta vez una bajada continuada y desandamos el camino por buenas carreteras que hicimos a la ida. Llegamos a Monzón a las 8 de la tarde y el calor es apabullante. Vamos al centro para stirar las piernas e intentar cenar algo, y encontramos una terraza donde tomar un tapeo. Comemos a gusto aunque con calor y regresamos a la autocaravana a dormir. Va a ser una noche dura de calor con las ventanas cerradas...

Etapa 6 de 7     1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes de la escapada

El Pont d'Espagne   Subiendo al lac de Gaube
El Pont d'Espagne   Subiendo al lac de Gaube
Lac de Gaube   Lac de Gaube, al fondo el Vignemale
Lac de Gaube   Lac de Gaube, al fondo el Vignemale
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |