Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: Escapada al Parc national des Pyrénées
  Escapada al Parc national des Pyrénées

En el verano de la pandemia hemos renunciado al tradicional viaje de vacaciones (la primera vez en más de 30 años) y hemos optado por la prudencia y limitar al máximo la movilidad. No obstante nos hemos permitido una corta salida en autocaravana para conocer uno de los lugares más bellos de los Pirineos: el cirque de Gavarnie y algunos de sus alrededores.

Toni de Ros. agosto 20120
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)
Telesilla de Cauterets


Miércoles, 19 de agosto: Gavarnie - intento de subir a Port d’Espagne - Cauterets 55,3 km

Hemos pasado una noche perfecta, sin ruidos y con una temperatura ideal para dormir tapados con el edredón.

Nos levantamos poco antes de las 8 y salimos poco después de las 9 después de desayunar y prepararnos. El navegador dice que tardaremos cerca de 1h30’ para recorrer los poco más de 50 km hasta Port d’Espagne pasando de nuevo por Cauterets. Desandamos el camino de ayer con muchísimo tráfico en dirección contraria, Gavarnie no va a tener suficientes plazas de aparcamiento para tanta gente y esto nos reafirma en el acierto de la decisión de no hacer la excursión al circo. Pero también es un adelanto de lo que nos vamos a encontrar más adelante.

Cerca de Cauterets ya vemos que podemos tener problemas, el centro de la población está colapsado de coches.

Iniciamos la subida a Pont d’Espagne por una carretera en buen estado pero con unas pendientes muy fuertes. Alhunas curvas de 180 grados las tengo que tomar en 1a pero sin más problemas. Somos una fila contínua de coches subiendo, y me mosquea que apenas veo autocaravanas. A unos 4 km de la llegada la carretera está colapsada y avanzamos a paso de tortuga, son muchos cientos de coches y no veo nada claro que puedan aparcar todos, pero confío en que haya una zona reservada para autocaravanas y que como no está permitida la pernocta, aún no esté llena. Son sobre las 11 de la mañana cuando empiezan a bajar algunos coches en dirección contraria, y al poco rato nos cruzamos con una autocaravana. A través de la ventanilla nos dice lo que ya me temía: c’est complet! mientras hace aspavientos de negación. No me lo pienso más, en una curva muy amplia doy media vuelta sin problemas y regresamos a Cauterets reteniendo el motor para que no se acelere demasiado con la pendiente.

Volvemos a la misma área y podemos escoger plaza pues es la hora que la gente se va. Estamos un poco desanimados pues no sabemos qué podemos hacer. Pensamos en el telecabina del Cirque du Lys, que vimos ayer y que sale del mismo pueblo, pero es mala hora, demasiado temprano para comer y si esperamos más tarde nos podemos encontrar con problemas para el regreso pues cierran a las 17:15. Nos acercamos igualmente a las taquillas, donde ya hay una cola considerable, en un folleto encontramos la solución: hay una fórmula combinada de telecabina, almuerzo en el restaurante de las pistas de esqui y telesilla hasta las Crêtes du Lys, desde donde se pueden hacer algunos paseos seguramente interesantes.

No nos lo pensamos más y nos ponemos a la cola. En las cabinas no pueden viajar más de tres personas, pero hacen excepciones con las familias completas. A las parejas nos ponen solas, solo dos personas.

El trayecto es bastante largo y espectacular, aunque hace un día muy soleado y la cabina se caldea de lo lindo. Llegados a la estación superior nos toca hacer una nueva cola para comer, pero es debido a las limitaciones de seguridad por la Covid, para evitar aglomeraciones solo hay una persona tomando pedidos. Pedimos el “plat du jour” sin saber muy bien qué nos van a poner pues no entendemos a la chica, y nos sirven unas espirales de pasta con carne picada y una loncha de queso. Diríamos que pasable. El postre muy bueno.

Después de nutrirnos (a esto yo no le llamo comer) tomamos el telesilla que nos sitúa a unos 2300 m de altitud. El paisaje es una maravilla ya desde allí. A los pocos metros hay un mirador con una mesa de orientación con los nombres de todos los picos que nos rodean. La tarde es espléndida y la visibilidad perfecta, por lo que el paisaje es una gozada.

Hacemos una pequeña excursión hasta el Col d’Ilhéou unos 30’ hasta un pequeño collado que nos regala vistas de la otra vertiente: impagable. Nos sentamos a contemplar el paisaje rodeados de ovejas que dormitan inmóviles, algunas literalmente amontonadas unas sobre las otras.

Regresamos sobre nuestros pasos y sobre las 4 de la tarde estamos de nuevo en la estación del telesilla. Al final nos ha dado tiempo de todo y hemos aprovechado el día de manera muy satisfactoria.

Llegamos a la autocaravana con bastante calor y un sol que apabulla. Hay movimiento y aprovechamiento de plazas, pero nosotros nos relajamos y terminamos la tarde descansando. Mañana quizás intentemos de nuevo subir a Pont d’Espagne muy temprano.

 

Etapa 5 de 7     1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes de la escapada

Telesilla de Cauterets  
Telesilla de Cauterets  
Col d’Ilhéou   Paisajes fabulosos
Col d’Ilhéou   Paisajes fabulosos
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |