Volver al INICIO
 
 
  Inicio :: Hautes Pyrénées: Caminando por el techo del mundo
  Hautes Pyrénées: Caminando por el techo del mundo

Sant Joan es la excusa, Hautes Pyrénées el destino, Tourmalet el vehículo para llegar hasta sus cimas, el Pic du Midi du Bigorre la aguja con la cual tejer este delicado paño...

Conrad y Echobelly. junio 2010
 



Versión para imprimir (sólo texto) | Versión para imprimir (texto e imágenes)



Día 5: Bagneres-de-Luchon – Barcelona.

Un sol esplendido anunciaba que el día ya hacia rato que había comenzado. Nosotros, con pocas ganas de volver a casa nos resistíamos a salir de la cama. Finalmente lo hicimos, y desayunamos lentamente. Parecíamos querer detener el tiempo, o mejor dicho, hacerlo volver atrás para así iniciar de nuevo aquella aventura en la que tan bien lo habíamos pasado. Pero debíamos volver a la realidad, y esta se llamaba “viaje de vuelta a casa”.
La noche anterior habíamos dicho que quizás pudiéramos dar otro paseo por el lugar a la mañana siguiente, pero Bagneres-de-Luchon se merecía más tiempo del que podíamos destinar en aquel momento.  Iniciamos perezosamente la marcha, y digo perezosamente porque lo primero que nos encontramos fue el Col du Portillón. Un empinadísimo puerto de montaña que nos despedía de Francia tal y como habíamos entrado en ella un par de días atrás, rodeados de altos abetos y ciclistas.
El buen tiempo nos estaba brindado unas vistas de postal, y es que por mucho que lleváramos tres días viendo montañas parecíamos no cansarnos nunca de ellas.
Descendimos el puerto, y enlazamos con la carretera N-230 que habíamos abandonado la tarde anterior. Lo cierto es que no sé muy bien en que momento cruzamos la frontera, pero nos resulto sencillo saber que ya estábamos en Cataluña pues nos encontramos de bruces con un control de los Mossos d’Esquadra. Sin mayores contratiempos, seguimos con nuestro camino, cruzamos Vielha, y ascendimos a la boca norte del túnel. Después del recuerdo que teníamos del túnel de Bielsa, llegamos al de Vielha algo temerosos. Pero el Túnel de Vielha era casi una autopista, con lo cual nuestros miedos se disiparon al instante.
Era poco ya el tiempo del que disponíamos, por lo que continuamos poco a poco recorriendo los kilómetros que nos separaban de casa, primero por la nacional N-230, y luego por la autovía A-2.
Una última parada para comer por los alrededores de Lleida nos hizo ser conscientes del privilegiado clima del que habíamos disfrutado durante los cuatro días del puente de San Juan, pues el calor allí era asfixiante, lo que nos obligó a refugiarnos bajo la sombra de unos árboles, para no “achicharrarnos”.
A media tarde entrabamos en Barcelona, con aquel sentimiento agridulce que produce llegar a casa después de un viaje en el que te lo has pasado tan bien, pero que lamentablemente ha llegado a su fin. A partir de entonces las distancias han vuelto a medirse en kilómetros, y los caminos en metros, pero por nuestra parte seguro que no olvidaremos jamás ese lugar donde las cumbres hacían cosquillas a las nubes.

Un sol esplendido anunciaba que el día ya hacia rato que había comenzado. Nosotros, con pocas ganas de volver a casa nos resistíamos a salir de la cama. Finalmente lo hicimos, y desayunamos lentamente. Parecíamos querer detener el tiempo, o mejor dicho, hacerlo volver atrás para así iniciar de nuevo aquella aventura en la que tan bien lo habíamos pasado. Pero debíamos volver a la realidad, y esta se llamaba “viaje de vuelta a casa”.

La noche anterior habíamos dicho que quizás pudiéramos dar otro paseo por el lugar a la mañana siguiente, pero Bagneres-de-Luchon se merecía más tiempo del que podíamos destinar en aquel momento.  Iniciamos perezosamente la marcha, y digo perezosamente porque lo primero que nos encontramos fue el Col du Portillón. Un empinadísimo puerto de montaña que nos despedía de Francia tal y como habíamos entrado en ella un par de días atrás, rodeados de altos abetos y ciclistas.

El buen tiempo nos estaba brindado unas vistas de postal, y es que por mucho que lleváramos tres días viendo montañas parecíamos no cansarnos nunca de ellas.

Descendimos el puerto, y enlazamos con la carretera N-230 que habíamos abandonado la tarde anterior. Lo cierto es que no sé muy bien en que momento cruzamos la frontera, pero nos resulto sencillo saber que ya estábamos en Cataluña pues nos encontramos de bruces con un control de los Mossos d’Esquadra. Sin mayores contratiempos, seguimos con nuestro camino, cruzamos Vielha, y ascendimos a la boca norte del túnel. Después del recuerdo que teníamos del túnel de Bielsa, llegamos al de Vielha algo temerosos. Pero el Túnel de Vielha era casi una autopista, con lo cual nuestros miedos se disiparon al instante.

Era poco ya el tiempo del que disponíamos, por lo que continuamos poco a poco recorriendo los kilómetros que nos separaban de casa, primero por la nacional N-230, y luego por la autovía A-2.

Una última parada para comer por los alrededores de Lleida nos hizo ser conscientes del privilegiado clima del que habíamos disfrutado durante los cuatro días del puente de San Juan, pues el calor allí era asfixiante, lo que nos obligó a refugiarnos bajo la sombra de unos árboles, para no “achicharrarnos”.

A media tarde entrabamos en Barcelona, con aquel sentimiento agridulce que produce llegar a casa después de un viaje en el que te lo has pasado tan bien, pero que lamentablemente ha llegado a su fin. A partir de entonces las distancias han vuelto a medirse en kilómetros, y los caminos en metros, pero por nuestra parte seguro que no olvidaremos jamás ese lugar donde las cumbres hacían cosquillas a las nubes.

Etapa 6 de 7     1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7
 
  Todos los detalles de los mejores viajes en autocaravana  
 
 
  Pequeños desplazamientos a lugares con encanto  
 
 
  Enlaces útiles  
  Donde parar  
 
 
  Actualidad  
  Opinión  
  Viajar con niños  
  Artículos técnicos  
  Autocaravanas robadas  
 
 
  Europa  
  España  
  En defensa propia  
 
 
  Consejos  
  Anuncios de particulares  
 
 
  Portales campistas /autocaravanistas  
  Blogs autocaravanistas  
  Clubs y asociaciones  
  Áreas de pernocta  
  Ver más...  
 
 
Recibirás todas las notícias de viajes y actualizaciones en tu e-mail.
Alta Baja
He leído y acepto la Política de Privacidad
 
   
Viajar en Autocaravana
Con el soporte de
Autosuministres Motor, S.A.


www.autosuministros.com
   

Imagenes de la escapada

 
 
 
 
 
     
   
Viajar en Autocaravana
E-mail:
 
     
  © Viajar en Autocaravana, 2006 | Acerca de VEA | Aviso legal |